CaixaBank anunció que patrocinará la selección portuguesa de fútbol

Expansión

Desde ayer y hasta el domingo, las selecciones nacionales europeas están disputando el nuevo campeonato ideado por UEFA, la UEFA Nations League, cuyo ganador se conocerá en cada año impar. Los pares siguen siendo de Eurocopa y Mundial.

Esta nueva competición reducirá los amistosos y garantizará partidos competitivos de selecciones nacionales del Continente a lo largo de todo el año, gracias al modelo de grupos propuesto. España se estrena frente a Inglaterra mañana.

En la preparación del partido que supone el estreno de Luis Enrique como seleccionador, se ha podido ver como CaixaBank incrementaba su apuesta por la Selección al imprimir su logo en la parte delantera y trasera de la camiseta, el pantalón, el chandal, la ropa de paseo, la de los entrenadores, el peto… que antes ocupaba Movistar, que anunció que no renovaría con la selección el pasado 31 de agosto.

La UEFA Nations League abre una nueva ventana para la activación de los patrocinios de las selecciones nacionales, a los que se dota ahora de mayor y más relevante contenido a lo largo de todo el año, y no de forma tan estacional como hasta ahora, cuando la activación se limitaba a los veranos de Mundial y Eurocopa.

En esta nueva liga, CaixaBank contará con dos equipos pues, a la selección nacional, el banco suma ahora la selección de Portugal. Lo hará a través de BPI (Banco Portugués de Investimento), en el que CaixaBank controla desde julio el 94,5% (en 2017 lanzó una opa por el 84,5% por 644,5 millones). La entidad pasa a ser banco oficial de la escuadra capitaneada por Cristiano Ronaldo, y también socio de la selección femenina lusa y de la selección U21.

Además, el acuerdo con la federación portuguesa se extiende a la nueva liga de fútbol femenino del país a la que pone nombre: Liga BPI.

Con el fútbol por bandera
El acuerdo entre BPI y la federación lusa es similar al alcanzado con la federación española (incluye el uso de jugadores, experiencias con clientes, etc), pero no así la presencia de marca en la equipación de entrenamiento (en partidos oficiales, no se pueden lucir más enseñas que la de la marca deportiva). Actualmente, las marcas visibles en el entrenamiento de los jugadores lusos son MEO y la cerveza Sagres, esta última patrocinadora del equipo nacional desde 1993.

BPI y CaixaBank competirán en los torneos internacionales con otros bancos que también apuestan por el patrocinio del fútbol nacional. Es el caso por ejemplo de ING, que luce en los entrenamientos de la selecciones de Holanda y Bélgica. Credit Suisse puede verse en la espalda de los jugadores suizos.

Commerzbank está con la selección germana, aunque es Mercedes Benz la que luce su estrella en la equipación de entrenamiento. Suecia, que cuenta con Swedbank entre sus patrocinadores, no entrena tampoco con su banco, sino con Svenska Spel. Entre los competidores de España en la Liga A de la UEFA Nations League, Inglaterra no cuenta con socio financiero (en los entrenamientos sólo se ve Vauxhall, fabricante de coches inglés), como tampoco Croacia o Polonia (entrenan con Loto).

En el extremo opuesto está Francia. La actual campeona del mundo luce el logo de Credit Agricole junto con el de la casa de apuestas Pmu, Orange y Volkswagen, convirtiendo los entrenamientos de los bleus en los más activos en patrocinio de Europa. Aquí, hasta la fecha (quizás esta nueva competición anime nuevos contratos), lo habitual es que sean uno o incluso dos sponsors principales los que concentren la máxima presencia en el entrenamiento. En Latinoamérica es habitual encontrar numerosas enseñas en los petos de entrenamiento: en la selección brasileña aparecen Cristal, Sodimac, Itaú y Unimarca; en México están Coca-Cola, Banamex, Movistar y P&G; en Argentina, Coca-Cola y Claró; con Uruguay, Coca-Cola, Antel y Pilsen, y con Costa Rica, hasta seis enseñas.

TEMAS


Deporte - Cristiano Ronaldo - Portugal - CaixaBank