Cinco lugares para hacer ecoturismo en el Amazonas

se recibieron 90.000 turistas en 2017

María Carolina Ramírez - mramirez@larepublica.com.co

Hace 10 años pisé por primera vez Leticia, la capital del gran departamento que de pequeños nos hacían pintar de color verde pues lo que había allí era selva. Tras una década saco algunas conclusiones, Leticia sigue siendo un municipio en desarrollo con bastantes carencias, pero lo realmente importante es que la selva sigue ahí: virgen y manteniendo un turismo sostenible que el año pasado recibió a, por lo menos, 90.000 visitantes.

Si usted tiene la oportunidad de organizar sus vacaciones sin límite de fechas, la mejor época para ir al Amazonas es tal vez entre agosto y septiembre, pues el clima es más agradable para quienes no están acostumbrados al calor y la humedad.

Atrás queda la playa, las ciudades coloniales, los grandes museos y demás, quienes visitan el Amazonas van a dar un viaje por la naturaleza para reconocer sus encantos, utilidad y conocer lo que queda de las tradiciones indígenas. Según el Sistema Nacional de Información Cultural, el departamento tiene 26 etnias indígenas con una población de 47.000 miembros. Se destacan 14 familias lingüísticas entre las cuales, las más numerosas, son las tukano, arawak, tikuna, huitoto y tupí.

¿Qué se puede hacer en el Amazonas? Lo primero es tener el tiquete, que según oferta y demanda puede costar en promedio unos $700.000. Una vez haya comprado el vuelo tendrá que definir si desea hospedarse en los dos municipios disponibles Leticia o Puerto Nariño o si quiere quedarse en la selva con las comunidades indígenas. Estos dos servicios los ofrece el departamento y sus costos con variables.

Un hospedaje en Leticia puede costar desde $50.000 en formato hostal hasta $400.000 en una casa flotante por noche. Si ya tiene la reserva para alojamiento en el mismo hotel o en la ciudad podrá armar sus planes turísticos, se recomienda no siempre llevar todo planificado pues los costos varían si se toman un plan en la zona o desde su ciudad de origen.

A continuación, presentamos las cinco opciones más llamativas para hacer ecoturismo que ofrece el departamento a sus visitantes.

*Invitada por Fontur y MinCIT

Isla de los micos

La isla de los micos tiene un único atractivo y es entrar al hábitat de una de las comunidades más grandes de micos o monos ardillas. Está ubicado a 35 kilómetros de Leticia y se llega en lancha por el río Amazonas tras un trayecto de 45 minutos. Es una reserva natural de flora y fauna y los micos interactúan con los turistas de manera natural teniendo en cuenta las debidas precauciones pues es usted quien llega a su lugar de vivienda de los animales.

Puerto Nariño

Es el segundo municipio del departamento y su principal atractivo es que es un espacio de mucha tranquilidad, un pueblo sin autos donde todas las calles son peatonales. Ofrece variedad de restaurantes y hospedaje, además de un mirador donde se puede observar la grandeza del río Amazonas. Se encuentra a 80 kilómetros de Leticia recorrido que se hace en lancha y queda a unos 30 minutos del primer municipio peruano limítrofe.

Macedonia y Mocagua

La comunidad de Macedonia alberga a un buen número de indígenas Ticuna. Al visitar su hogar tendrá la opción de ver las habilidades para las artesanías con semillas y madera. En Mocagua, se tiene otra población nativa que permite interactuar con ellos, quienes están incursionando con emprendimientos de hospedaje de máximo 50 personas en sus casas. También ofrecen almuerzos, canotaje, pesca artesanal y caminatas ecológicas.

Parque Mundo Amazónico

Esta reserva natural a siete kilómetros de Leticia fue un terreno recuperado de la ganadería. Rafael Clavijo, socio y fundador del parque comenta que este es un proyecto familiar, pero que trabaja de la mano con el Estado en proyectos de educación. “Hace 18 años recuperamos los suelos erosionados y empezamos el proceso con plantas nativas del Amazonas”. El parque abrió hace ocho años y el costo base es de $50.000.

Reserva Tanimboca

Esta reserva, que está a una media hora de Leticia en carro, se creó en 2003 para conservar parte de selva con la comunidad huitoto. En 2004 se hicieron los primeros senderos que llevan a un árbol llamado tanimboca, de ahí el nombre de la reserva. Ofrece alojamiento en cabañas en los árboles y tiene capacidad de hospedar máximo 55 personas. Las cabañas cuestan $180.000 por persona y la noche incluye una caminata nocturna y el desayuno. Además, ofrece deportes extremos.

TEMAS


Amazonas