Claraboya, novela de Saramago, revive dos años despúes de su muerte

Colprensa

Casi dos años después de la muerte de José Saramago sale a la luz Claraboya, una novela perdida que el escritor portugués recuperó después de más de 40 años de entregarla a una editorial.

Saramago había permanecido en silencio y dedicado a diferentes oficios, pero como afirmó Pilar del Río, su esposa, traductora de su obra y presidenta de la Fundación José Saramago, 'él dijo en ese momento: si lo que tengo que decir no le interesa a nadie pues me callo'.

Pilar del Río explicó, desde Madrid a través de una teleconferencia a más de seis países, que la editorial a la que se le había enviado la obra encontró el manuscrito durante una mudanza y afirmó, en ese entonces, que era un honor para ellos publicarla.

Por esta razón, en el prólogo de está obra se cuenta cómo recibió Saramago esta noticia 'se estaba afeitando, y con la cara aún enjabonada tomó el teléfono que sonaba? Le propusieron, claro, editárselo en ese momento, pero él estaba enfrascado en otra historia, no mostró interés, ni siquiera con el manuscrito en la mano, en recuperar la iniciativa o darlo a otra imprenta?', leyó Pilar un fragmento del prólogo.'Que no le respondieran en la editorial por su obra, fue una humillación para él', afirmó Del Río.

El escritor decidió que la novela no se publicaría mientras viviera porque era una obra que llevaba escribiendo durante años y la cual no le importó a la editorial en su momento.

Una Claraboya que da luz en cada casa y en cada vida; que permite espiar frustraciones, anhelos, nostalgias, ilusiones, miedos, alegrías y tristezas; todos estos sentimientos son parte esencial de esta novela.

Ahora, la editorial Alfaguara publica Claraboya en el mercado hispanoamericano para el regocijo de sus lectores. Una historia que resulta conmovedora y asombrosa, y que podría ser uno de los argumentos de una de las novelas que el Nóbel portugués regaló a los lectores a lo largo de la vida. Es una novela compleja pero fácil de leer, llena de personajes que se cruzan. En ella están contenidos los protagonistas masculinos de Saramago, 'esa colección de hombres de pocas palabras, solitarios, libres, que necesitan el encuentro amoroso para romper, siempre de forma momentánea, su forma concentrada e introvertida de estar en el mundo', explicó Pilar Del Río.

Así mismo, en su obra se encuentran las mujeres 'el autor recrea en los personajes femeninos, la capacidad transgresora se hace más evidente y descarnada', agregó Del Río.

Fragmentos de Claraboya
La mujer que más conoció a Saramago quiso destacar algunos fragmentos de la obra: ''¿Me quieren casado, fútil y tributable?', se preguntó Fernando Pessoa. '¿Es esto lo que la vida quiere de todo el mundo?', se preguntaba Abel. 'El sentido oculto de la vida?. Pero el sentido oculto de la vida es que la vida no tiene ningún sentido oculto'. Abel conocía la poesía de Pessoa''. Según Del Río, 'Saramago consideraba que las personas saben mucho más de lo que quieren aceptar'. Fueron muchos años los que el escritor portugués dedicó a esa novela para la que, según Del Río, trabajó 'metódicamente'. Prueba de ello es el cuaderno de notas que reposa junto al primer original manuscrito; otro mecanografiado con correcciones hechas por el mismo Saramago; y el texto que envió a la editorial.