Cómo ser un aficionado al fútbol en épocas de crisis

Una dieta a base de comida basura, programas de alojamiento gratuito, bebidas alcohólicas que se llevan desde sus países, vuelos de bajo costo a horas imposibles y, sobre todo, mucha pasión por el fútbol para recordar por qué soportar todo esto.

Bienvenido a la vida del aficionado al fútbol en épocas de austeridad. Decenas de miles de hinchas de los países golpeados por la crisis -España, Italia, Grecia, Irlanda y Portugal- han cruzado Europa para seguir a sus selecciones en la Eurocopa, dejando atrás durante unas semanas el desempleo crónico, los recortesen el gasto y el amplio descontento de sus países. 'No podemos confiar en nuestros políticos, no podemos confiar en nuestros bancos, pero podemos confiar en nuestro equipo', dijo Julio, un español de 35 años, a las puertas de un camping en la ciudad de Gdansk, al norte de Polonia. 'Todo es muy barato aquí, eso ayuda. España es la campeona del mundo y la actual campeona de Europa. Simplemente, tenía que venir'. Este es el primer torneo para Julio, que estará cinco días en Polonia, a donde llegó con una aerolínea de bajo costo. Como muchos aficionados agradece que las cosas en los países organizadores de la Euro sean más baratas que en casa.

La UEFA votó en 2007 que Polonia y Ucrania albergaran el torneo, una decisión que ha resultado oportuna. En 2008, la fase final de la Eurocopa se celebró en las más caras Suiza y Austria, mientras que el Mundial 2010 tuvo lugar en la a prohibitivamente lejana Sudáfrica. Una cerveza en una de las 'fan zones' de Polonia – las áreas reservadas oficiales con pantallas gigantes donde los seguidores pueden ver los partidos- cuesta casi la mitad de lo que había que pagar en 2008 en los recintos que se habilitaron en Austria.

'La situación económica en España es muy grave (?) El español de a pie está viendo cómo sus recursos disminuyen cada vez más, incluso aunque tengan trabajo, mientras que el costo de vida sigue siendo muy alto', dijo Enrique Aguayo, de 40 años, administrador de una empresa en Córdoba.

Reuters

TEMAS


Fútbol