Compre su propio submarino y descubra las profundidades del mar

Ripe

Cuando el famoso escritor francés Julio Verne dio forma a una de sus obras maestras, Veinte mil leguas de viaje submarino, seguramente nunca creyó que llegar a recorrer las profundidades de los océanos a bordo de un Nautilus personal pudiese ser una práctica extendida.

Hoy en día esta realidad se ha hecho mucho más que posible, no solo los gobiernos o grandes empresas se pueden hacer de un submarino. La tendencia que se está viendo es que los millonarios compren estas máquinas.

Con el Triton 3300/3 ideado por la firma Triton Submarines la realidad supera con creces la ficción. De hecho, con esta maquina, una verdadera genialidad de la ingeniera moderna, se podría dar por inaugurada la viabilidad de un turismo submarino de lujo bajo el mar. Este ingenioso medio de transporte de uso personal puede sumergirse a una profundidad máxima de 1.006 metros y dispone de espacio suficiente para alojar a dos pasajeros y un piloto en el interior de la cabina. Erigida en vidrio de borosilicato y con un grosor de apenas 17 centímetros, toma la forma de una cúpula perfecta, permitiendo a sus tripulantes gozar de una vista única.

Así, los tripulantes pueden tener una visión panorámica de 360 grados de las maravillas del mundo marino durante los viajes de máximo 10 horas de duración que se pueden efectuar dentro de este juguete acuático.

De hecho, gracias a los múltiples dispositivos de emisión de luz LED con los que está equipado, también pueden efectuarse trayectos nocturnos a bordo del sumergible.

Las comunicaciones entre el Triton y el exterior ha sido uno de los aspectos en los que los responsables de su desarrollo han puesto más énfasis. Para ello, se ha dotado al submarino de una doble frecuencia de teléfono y dispositivo de radio VHF unido a una interface GPS. De esta forma, los pasajeros quedarán completamente conectados con el mundo exterior en caso de presentarse alguna emergencia.

Para todos aquellos que quieran disfrutar de todo lo que ofrece esta máquina submarina, su precio asciende a un valor de 2 millones de euros, precio que incluye un curso de pilotaje a cargo de la empresa responsable de su fabricación.