Con proyecto Petit Gourmet, la gastronomía exclusiva se toma las aulas de los colegios

Kathy García - kgarcia@larepublica.com.co

Bajo la premisa de mostrar a los más pequeños el mundo y su cultura a través de la boca, la reconocida chef mexicana Elisa Mendoza ha llevado lo mejor de gastronomía mundial a las aulas del colegio Jordán de Sajonia.

Es el primero en el que ha implementado su proyecto Petit Gourmet, el cual busca convertir el restaurante de las instituciones educativas en una propuesta de calidad y variedad que esté a la altura del prestigioso restaurante Frida, del cual es propietaria. Así mismo, ha hecho que para los estudiantes la hora del almuerzo se convierta en un momento divertido.

¿Cómo surgió la idea? Hace ocho meses, el antiguo rector del colegio la invitó a que cambiaran las expectativas del almuerzo para que fuera innovador, y que de verdad los niños quisieran comer. 'Como en todos los colegios, los niños dicen que sí comen, pero no siempre es verdad, en parte porque no les gusta lo que les preparan, y cuando lo hacen dejan la mitad', explicó Mendoza.

¿El reto? 'Lograr que los niños se alimentaran bien, pero que además se comieran la comida con gusto y que fuera divertido'.

El proyecto, que apenas inició en febrero de este año, se propone enseñarle a los pequeños el mundo a través de la boca, por ello 'hacemos una vez al mes un festival internacional, ya hemos hecho uno mexicano, japonés, alemán y uno brasileño; lo importante es que los niños conozcan platos de todas las culturas',dijo entusiasta.

Y aunque aclara que a muchos les ha gustado, a otros no tanto; pero lo importante es que están conociendo todos los días diferentes sabores de lo más selectos, puesto que además es gourmet. Todos los días cuentan con una amplia variedad, y cada 15 días se hacen mini festivales como el `día de la pasta`, con exclusivas preparaciones italianas.

Menú Internacional
Para los festivales internacionales, Elisa invita a importantes chefs para que preparen el menú e interactúen con los niños. Adicional se hace un show dependiendo de la cultura. Durante el brasilero llevó a Jurasy Costa, chef de la Embajada de Brasil, quien preparó recetas típicas de su país y le habló en portugués a los niños. El espectáculo estuvo a cargo de un grupo de capoeira al final.

Para hacer la experiencia más didáctica, dependiendo del país de origen, se diseñan manteles en los que se expone a manera de diccionario palabras y frases relacionadas a la comida: `gracias`, `estaba rico el menú`, `me gustó mucho`, entre otras. 'Eso es fabuloso para los niños, además de que aprenden sobre la comida de esa región aprenden palabras en el idioma', explicó.

Para el festival alemán, la invitada fue Silvia Gast, 'preparó un menú fabuloso y les habló a todos los niños en alemán, y como es muy famosa, todos se querían tomar fotos con ella', dijo.

Y para el día japonés, el chef Hiroshi Morimitsu, además de prepararles un menú especial, les enseñó a hacer rollos de sushi a los más grandes, y a los menores les escribía su nombre en japonés. Durante el festival nacional, tuvieron un menú costeño y llevaron un grupo vallenato para ambientar la hora y media del almuerzo.

'La idea es expandirnos a otros colegios. Lo más importante es la salud mental y nutricional de los niños, ellos y sus padres están felices', finaliza la chef.

Un corrientazo de lujo
Respecto al éxito de la iniciativa, Mendoza comentó que 'hemos tenido llamadas de los papás que están felices porque los niños llegan a contarles a la casa que comen delicioso, y se quejan porque la comida del colegio es más rica, lo cual demuestra que están felices, y esa era la idea inicial'. Los platos diariamente deben llevar: una proteína, un carbohidrato, un vegetal, una fruta y una sopa. La sopa, la verdura y la fruta son obligatorias. A los niños les ha encantado la sopa de espinaca, bandeja paisa, el ajiaco, las fajitas, los burritos, la comida italiana, el pilaf de garbanzo y pollo, y el gulash húngaro.