Conozca más de Blader, el Dj autodidacta que firmará con una disquera

El artista tiene 30 canciones

Gabriel Forero Oliveros - gforero@larepublica.com.co

“Mi nombre real es Blader Rodríguez y mis padres me lo pusieron por un tío. Suena bastante bien”. Dice el Dj caleño de 24 años quien fuera de trabajar en ampliar su repertorio de 30 producciones electrónicas, busca que la gente no le diga ‘bleider’ pensando que usa un apodo que debe pronunciarse en inglés.
Este joven productor autodidacta, que ha compartido escenario con artistas globales de las escena como Dimitri Vegas & Like Mike, entre otros, dijo a LR que en el desarrollo de su profesión, que no es fácil y es costosa, busca que no lo midan solo por las reproducciones de sus canciones y más por los mensajes que transmite, pues con esta filosofía es que está ad portas de firmar con una de las disqueras más grandes de la industria: Sony Music, Warner Music o Universal.

¿De dónde viene su gusto por la música electrónica?
Yo siempre tuve la idea de comunicar algo y no sabía cómo. Más que sacar canciones y experimentar con sonidos, que fue como inicié en un cuarto pequeño y con unos parlamentes pequeñitos, quise comunicar algo y descubrí que combinando eso podía hacer una canción. Mi familia no tiene raíces musicales y yo soy autodidacta, y si bien sí quiero que todo el mundo me conozca, la idea es llevar un mensaje positivo de que se puede hacer lo que uno se propone.

¿Cuándo empezó a crear música?
Hace cinco años. Ya llevo más de 30 canciones lanzadas y videos musicales. Yo quiero romper con el cliché de que la música electrónica es ‘punchis punchis’ y es solo para la vida nocturna. Es un estilo de vida.

LOS CONTRASTES

  • Ángela Esquivel Ceo del Festival Storyland

    “La música electrónica en el país está creciendo, no de forma tan masiva pero este género se ha convertido en el nuevo pop”.

¿Con qué computador inició y cuál fue el primer programa que uso?
Yo empecé con un computador que no tenía un gigabyte de RAM. Era muy viejo, incluso no recuerdo la marca. Y el primer programa que utilicé fue FL Studio, luego conocí a un amigo productor quien me dijo que trabajaba en Ableton y lo aprendí y me quedé con él. En 2013 hice con ese programa la canción Booster que la firmó el sello australiano RJK Music, y fue la segunda mejor canción de ellos en ese momento.

¿Ese sello aún lo produce o es independiente?
Soy independiente, pero, aunque no puedo dar muchos detalles se viene algo increíble. Estoy en proceso de negociaciones con una disquera muy importante, de las tres gigantes del mundo de la música Universal, Sony o Warner. No puedo decir el nombre. Lo importante es cambiar la vida de quien me escucha y de hecho mi álbum Waves, que habla sobre el tema del suicidio, nos llevó a ese proceso de firma en el que estoy.

¿Este contrato le asegura participación en festivales o producir algún álbum?
Las cosas se van dando por el camino, pero la firma con una disquera no asegura el éxito. Ellos son una pieza básica súper importante en el rompecabezas pero depende del trabaja del artista.

¿Qué otras novedades vienen?
Tengo un nuevo manager, que es el de Greeicy Rendón, y ya tengo canciones con ella y con Mike Bahía. Estamos trabajando en una gira y mi responsabilidad es que la gente me conozca, pero no quiero ser un artista de número y reproducciones sino inspirar.

¿Ser Dj es caro?
Sí es caro y no es fácil. A veces se subestiman las profesiones. Yo soy un Dj productor que hace canciones en su estudio y hace shows con sus canciones y eso es costoso.

¿Qué es lo más costoso?
Las máquinas profesionales pueden costar desde $15 millones, pero para empezar se puede comprar una Pioneer XDJ de $4 millones.

¿Sus padres le han ayudado con estos recursos?
Mis papás no me apoyaron mucho hasta mis ideales con la música. Aquí se hacen sacrificios porque no es económico. Por ejemplo, empecé con un computador de $300.000 y ahora produzco uno de $7 millones, sin embargo, eso no significa que de esto dependa que uno cree música increíble. Las canciones se pueden hacer con un equipo más económico. Sobre los recursos, los he sacado como ‘ghost producer’, que se trata de que un artista me pide una canción, yo la hago pero ellos pagan por mi silencio. Así conseguí mi ‘home studio’.

¿Y los festivales no pagan a los artistas que llevan?
Al inicio es difícil y los empresarios a veces juegan con los sueños. Aquí pocos dice ‘tu trabajo vale’ y pocos valoran este arte. Por eso en este momento estamos potencializando mis aproximadamente 20.000 seguidores en redes para hacer un concierto donde solo este Dj Blader.

TEMAS


DJ - Cultura - Música - Cali - Colombia