Diez sorprendentes lugares naturales que se pueden visitar

Lago Natron (Tanzania). Sus aguas tienen un pH tan alto y son tan cáusticas que queman la piel y los ojos de las criaturas que no están adaptadas a este medio tan extremo. Pero en el Natron hay vida: un pez en peligro de extinción llamado ‘alcolapia alcalica | Foto por : Diario Gestión
Isla de Senja (Noruega). Mar, acantilados escarpados, pueblos de pescadores al abrigo de calas, montañas, lagos y bosques. El paisaje cambia dramáticamente según la época del año, desde el sol de medianoche a las auroras boreales. | Foto por : Diario Gestión
Cuevas de Waitomo (Nueva Zelanda). Las palabras maoríes wai (agua) y tomo (hoyo) dan nombre a la zona de Waitomo. En la superficie alberga a una tranquila población rural con verdes colinas, mientras que, bajo tierra, se transforma en un laberinto de cuevas, ríos subterráneos y simas de paredes luminiscentes por la presencia de unas luciérnagas autóctonas. | Foto por : Diario Gestión
Desierto blanco de Farafra (Egipto). Los que han visitado este lugar aconsejan acampar una noche en este parque nacional cerca de la ciudad de Farafra, en el oeste de Egipto, y contemplar las estrellas desde su inmensidad caliza. | Foto por : Diario Gestión
Lago Esmeralda (Canadá). Se sitúa en el parque nacional Yoho de Canadá, en la Columbia Británica, a unos 1.300 metros de altitud, rodeado de la cordillera President. REDACCIÓN GESTIÓN / 03.09.2018 - 03:45 AM | Foto por :
Lago Nakuru (Kenia). El ornitólogo Roger Tory Paterson calificó a la reunión de más de millón y medio de flamencos atraídos por las algas que crecen en el Nakuru, en Kenia central, como uno de los inspiradores del movimiento ecologista del siglo XX, como “el más fabuloso espectáculo aviar del planeta”. | Foto por : Diario Gestión
Paisaje volcánico de la isla de Jeju (Corea del Sur). El paisaje volcánico y los túneles de lava de la isla de Jeju, en el suroeste de Corea del Sur, ha hecho triplete en la Unesco: patrimonio mundial, geoparque global y reserva de la biosfera. | Foto por : Diario Gestión
Parque nacional Lençois Maranhenses (Brasil). Más de 155,000 hectáreas de paisaje copado por una sucesión de dunas de hasta 40 metros de altura y de lagunas de agua dulce que varían entre el verde y el azul, y donde está permitido bañarse. Se asemeja a un gran desierto, salvo que aquí llueve 300 veces más que en el Sáhara. | Foto por : Diario Gestión
Río Caño Cristales (Colombia). Hay quien califica al Caño Cristales como el río más hermoso del mundo. Sus aguas transparentes nacen en la meseta sur de la Serranía de La Macarena, en el departamento colombiano del Meta, y dejan ver el colorido de las plantas acuáticas, la arena y las formaciones rocosas de su lecho: amarillos, azules, verdes, rojos, negros. | Foto por : Diario Gestión
Gran Salar de Uyuni (Bolivia). Durante la temporada de lluvias, de diciembre a marzo, la sal se vuelve impermeable y el agua acumulada en la superficie transforma el Gran Salar de Uyuni en un enorme espejo. Es uno de los momentos mágicos de este desierto de unas 10.000 millones de toneladas de sal dispuestas en 11 capas de entre dos y 10 metros de espesor, a lo largo y ancho de 10.582 kilómetros cuadrados | Foto por : Diario Gestión

De una cueva plagada de estrellas en Nueva Zelanda hasta un río de 5 colores en Colombia, conozca los paisajes naturales más sorprendentes.

Diario Gestión

La naturaleza es una caja llena de sorpresas y, alrededor de todo el globo, existen paisajes naturales que parecen sacados de una película de ciencia ficción. Por eso, hoy le compartimos una lista de diez de dichos lugares.

El Lago Natron, en Tanzania, tiene un pH tan alto y son tan cáusticas que queman la piel y los ojos de las criaturas que no están adaptadas a este medio tan extremo. Pero en el Natron hay vida: un pez en peligro de extinción llamado ‘alcolapia alcalica’–, algas que proliferan y tintan el lago de su característico color rojo y bandadas de flamencos que se alimentan de dichas algas.

Por otro lado, el mar, acantilados escarpados, pueblos de pescadores al abrigo de calas, montañas, lagos y bosques caracterizan a la Isla de Senja en Noruega. Pero si lo que busca es sentirse como en un film de ciencia ficción, las Cuevas de Waitomo en Nueva Zelanda lo sorprenderán. En la superficie alberga a una tranquila población rural con verdes colinas, mientras que, bajo tierra, se transforma en un laberinto de cuevas, ríos subterráneos y simas de paredes luminiscentes por la presencia de unas luciérnagas autóctonas.

Por su parte los que han visitado el Desierto blanco de Farafra, enEgipto aconsejan acampar una noche en este parque nacional cerca de la ciudad de Farafra, en el oeste de Egipto, y contemplar las estrellas desde su inmensidad caliza.

Latinoamérica no se queda atrás, hay quien califica al Caño Cristales como el río más hermoso del mundo. Sus aguas transparentes nacen en la meseta sur de la Serranía de La Macarena, en el departamento colombiano del Meta, y dejan ver el colorido de las plantas acuáticas, la arena y las formaciones rocosas de su lecho: amarillos, azules, verdes, rojos, negros. Por eso también se le conoce como el río de los cinco colores.

TEMAS


Viajes