El aeropirata Porfirio vuela en el Ficci y abre la competencia de ficción en Cartagena de Indias

Kathy García - kgarcia@larepublica.com.co

Luego de recorrer el mundo recibiendo premios, y de su estreno mundial en la Quincena de realizadores del Festival de Cannes en 2011, Porfirio, la película de Alejandro Landes (director) y Francisco Aljure (productor) llega al Festival Internacional de Cine de Cartagena. Abre hoy la competencia oficial de ficción.

LR habló con los realizadores de la historia de Porfirio Ramírez, el aeropirata discapacitado a causa de un tiroteo policial, que en septiembre de 2005 infiltró dos granadas en su pañal y se subió a un avión con el ánimo de buscar justicia. Una historia con los personajes reales, hecha ficción.

¿Qué le atrajo de la historia de Porfirio Ramírez?
Alejandro Landes: el hecho de que muchos colombianos se reconocen dentro de la historia de violencia del país, donde hay tres millones de desplazados y miles de discapacitados que pasan por nuestro lado y no los vemos.

¿Cuándo conoció a Porfirio?
Alejandro Landes: de todas esas historias raras de violencia que condimentan los diarios y la televisión, esa se quedó conmigo. Así que tres meses después cogí un avión y fui a su casa a tocarle la puerta. Sabía que estaba cumpliendo una larga condena de casa por cárcel, condenado por terrorismo.

¿Por qué decidieron hacerla con los personajes reales?
Alejandro Landes: lo descubrí a través de Porfirio mismo, por la naturaleza de su crimen: un hombre en silla de ruedas, se mete dos granadas en un pañal y secuestra un avión; no puede caminar y quiere volar, y pide hablar con el presidente. Delata una chispa muy dramática, porque pudo haber hecho lo mismo en la esquina de su casa o en una oficina gubernamental.

¿Cómo fue filmar en Florencia, en medio del conflicto?
Alejandro Landes: era la primera vez que un equipo de cinematografía llegaba allí, entonces los ciudadanos nos acogieron de una forma maravillosa. Es un lugar donde se siente una tensa calma en muchos momentos. Por ejemplo, nos tocó el bombardeo que mató al `Mono Jojoy`, las elecciones presidenciales y la celebración del bicentenario. Florencia es camaleónica.

¿Tuvieron problemas con la locación?
Francisco Aljure: llevamos todo un universo a Florencia. Entre eso: 400 kilos de cámara, los lentes CinemaScope, que costaron US$3 millones y trajimos de Alemania. Es la primera vez que se hace en Colombia una película con estos lentes. Fue un riesgo enorme, porque aquí no hay laboratorios de posproducción, entonces desde Hamburgo llegaban los negativos y luego enviábamos a Munich. ¿Se imagina que la aduana alemana reciba latas selladas de Florencia? Nos dañaron varios días de trabajo.

¿Momentos para no olvidar?
Francisco Aljure: cuando tenía que conseguir el avión para las tomas, me entero de que van a tumbar el aeropuerto de Florencia. Tuvimos que cambiar el plan de rodaje y ese día conseguir el avión como fuera. Alejandro rodó mientras quitaban el techo y las paredes del aeropuerto.

¿Recuperaron el dinero de la producción?
Francisco Aljure: lo importante de hacer cine en Colombia es que tienes unos beneficios tributarios muy grandes por la ley del cine, el inversionista logra recuperar de inmediato el 42%. Así que recibimos muchos subsidios y aportes en especies, como de Satena y DHL, además del los dineros por los premios. Solo el 30% de la película fue a riesgo. No tenemos deudas.

¿Qué les deja la película?
Alejandro Landes: es cine de autor y lo importante es que se tranmistió amor y pasión. Una película original que se centraba en la condición humana de los personajes. Logramos enamorar a mucha gente.

¿Qué dice Porfirio al ver su historia triunfando en festivales?
Alejandro Landes: él siempre quiere más, es un tipo astuto. El año pasado cuando lo llamé a contarle que había ganado un premio a mejor actor en el Festival Biarritz Amérique Latine, me contó que con la plata de la película había hecho un segundo piso en su casa para vivir, y que en el primero había construido un billar, pero que por lo pesado que era nadie lo quería bajar, y entre risas me dijo, ' uno no se construye sus propias cárceles'.

¿Cómo lograron filmar el mundo bajo de Porfirio?
Alejandro explica que la película fue hecha en Cinemascope, 'un formato supremamente caro y que nunca había sido usado en Colombia. Es el lente que se utilizó para las películas de vaqueros, que crean panorámicas en un plano muy horizontal, y en esta película lo utilicé para aprovechar el mundo bajo de Porfirio, porque el de él no es vertical como el de nosotros, siempre está en una silla de ruedas. Así que la película siempre estará a máximo 1.20 metros'.

La opinión

Alberto Posso
Crítico de cine

'Porfirio tiene un inmenso valor sociológico y artístico, al recrear una obra tan fidedigna del terrible atropello a muchos colombianos que piden una indemnización y no la reciben'

TEMAS


Cartagena