El mediapunta, Juan Mata, el toque elegante de la selección española

Expansión

Expansión

El mediapunta de la selección española Juan Mata no solo destaca en las canchas, también al posar con las tendencias en ropa masculina para momentos veraniegos.

Deportista asturiano del año por sus logros en el fútbol, es el alumno más aplicado del profesor Vicente del Bosque. La doble titulación le va bien: una superestrella discreta en el campus, y un universitario del último pase en el terreno de juego. Sonriente y con trazas de no haber desobedecido jamás, Juan Mata (Burgos, 1987) alterna el estrellato en el Chelsea y la Selección Española con estudios en Ciencias de Actividad Física del Deporte, Periodismo y Marketing en la Universidad Camilo José Cela (Madrid).

Con el tiempo que le dejan los libros, se dedica a ganar, por ejemplo, la Copa de Inglaterra y la Champions League. Y a asaltar la Eurocopa 2012, donde el equipo españolha tenido una destacada participación. Y ante la cámara también lució.

'No me veo mal como modelo. Es otra parte de nuestra profesión, aunque me da mucha vergüenza salir en un anuncio de la tele o verme en una marquesina del autobús', confiesa. Pese al decoro, se enfrenta a los focos con tal naturalidad que parece un actor surgido de Gossip Girl o un dandi precoz que frecuenta las direcciones londinenses donde la ginebra o el té son culto. Entre disparo y disparo, va detallando las premisas de su vestuario: 'Trato de llevar siempre ropa cómoda, aunque no me desagrada un traje para una entrega de premios o una fiesta. Cuando voy de tiendas busco complementos, vaqueros, camisetas, zapatillas de marca… En Inglaterra hay una mezcla de estilos que me agrada', razona.

De la Asturias de su niñez se fue a la cantera del Real Madrid, pasó por Valencia como un ciclón y recaló en el Londres más exquisito. El interior, zurda de seda, encandiló a Abramovich, mandamás del Chelsea, que pagó 28 millones de euros hace uno año por su angelical manera de mover el balón. 'En la distancia corta impresiona un poco, infunde respeto, pero es muy normal en su forma de ser, incluso de vestir. Se ve una persona muy inteligente y comedida', dice.

Soltero feliz, con timidez acepta Mata los rigores de la fama. Viaja en el tube (metro) londinense sin problemas de acoso de los fans y puede comprar sin agobios en Harrod`s o en Carnaby Street. 'Me mola mucho una calle de Chelsea que se llama King`s Road. Suelo ir al Soho, al mercado de Camdem Town, y en el Este de la ciudad a Bricklane, Liverpool Street y Spittafields, donde encuentras ropa vintage. El otro día estuve almorzando en un restaurante con terraza en Chelsea que se llama Bluebird. Es fantástico'.

Con la misma rapidez que lee el juego sobre el césped, se acostumbró a la vida londinense y a su cielo plomizo. 'Como desde el principio me fueron tan bien las cosas, no me dio tiempo a echar de menos casi nada. Tuve más nostalgia en Valencia tras salir del Castilla. El tópico de la comida inglesa no es para tanto. Y tampoco el tiempo es tan trágico', resta importancia al menú meteorológico, aunque eche de menos los arroces de mamá.

Apasionado de las películas del paisano ovetense Woody Allen -'Matchpoint se rodó cerca de donde vivo'-, todavía se relame al acordarse del fin de la primera temporada de su serie favorita. 'Me encanta Juego de Tronos, leer a Murakami y algunas cosas de Paul Auster', enumera. Los ratos libres de las concentraciones también los mata con la consola, así que justifica que le otorguen el Príncipe de Asturias a Miyamoto, genio de Nintendo. 'He jugado mucho a Mario Bros y a Mario Karts. Yo, que viví en Oviedo y todos los años tuve que hacer trabajos sobre el galardón en el colegio, comprendo la importancia del premio'.

Sin menospreciar los mil rincones naturales de su patria querida, en verano hay que buscarlo en Tarifa, Zahara o Conil de la Frontera, 'porque Cádiz tiene unas playas en las que aún tienes sensación de libertad'. Lo que no falta nunca en su mochila es la música de Pereza, Ivan Ferreiro, Miles Kane o Coldplay, banda de la que disfrutó a ras de pista en un mastodóntico concierto en el O2 de Londres y en el reciente del Vicente Calderón. Como en las canchas, en todo momento transmite el sutil y elegante toque de un virtuoso que vino de Asturias para campeonar en el corazón de la City.

Mejor jugador del campeón británico

Mata ha aplicado enseñanzas del fútbol a su vida: 'He aprendido a ser competitivo y a confiar en mí mismo para salir de situaciones complicadas. También valores de equipo como el compañerismo y la solidaridad. Lo malo del fútbol es que hay aspectos de la vida que desconoces porque te lo dan todo hecho', se sincera. En su año de debut en la Premier League, ha sido declarado mejor jugador del Chelsea, equipo rocoso y exigido que contrasta con su sutileza. 'Soy jugador de ataque, con desparpajo. Tengo un estilo que he tratado de llevar a mi equipo, que se ha caracterizado por un juego muy físico'.

 

TEMAS


España