El nuevo desafío de las Ultramaratones

Alexander Obando

El ser humano tiene la necesidad de conocer nuevos límites y esto se ve reflejado también en el deporte. Desde hace unos años la maratón dejó de ser la prueba más exigente y en el mundo del atletismo ahora se conocen nuevos desafíos: las ultramaratones.

Los 42 kilómetros de una maratón parecen normales si pensamos en una prueba de 80, 100 ó 160 kilómetros. Existen carreras por etapas que pueden durar semanas y cubrir prácticamente la distancia de una maratón al día.

El entrenamiento es extremo. Un buen plan será de aproximadamente seis meses y a grandes rasgos puede incluir: en las primeras semanas o meses se mejora la resistencia y la capacidad cardiovascular; después se aumenta la intensidad y se hace fortalecimiento; y al final se trabaja la asimilación de largas distancias. Estas competencias representan un nuevo desafío, ya que tienen una duración de más de ocho horas, e incluso, de 24 horas.

Son igualmente 'populares' las competiciones de campo traviesa. Las distancias obligan a enfrentar variaciones en el clima y en el terreno; una inyección más de adrenalina ya que las adversidades naturales se perciben como un contrincante más.

Una ultramaratón puede convertirse en una pesadilla si no se llega con la preparación física y mental para soportar tantas horas corriendo. Y no hay que olvidar otros aspectos significativos; entre ellos, la estrategia de carrera y una dieta que contenga la energía necesaria (será esencial ingerir cinco comidas al día, además de los suplementos multi-vitamínicos). Además, hay que aumentar las horas de sueño y, para el día de la competencia, será necesario desayunar como un 'rey'.

El recorrido pasará factura y el atleta requerirá alimentación e hidratación extra en repetidas ocasiones durante la carrera para que no haya una descompensación. Una vez terminada la prueba, los primeros minutos estarán destinados a reponer toda la reserva de energía de los músculos; en ese momento, el cuerpo absorbe con facilidad los nutrientes. Se recomienda ingerir barras energéticas, bebidas hidratantes, frutas etc.