El restaurante elBulli se transforma en un laboratorio para negocios

Expansión

Grupos multidisciplinares de trabajo, creación de especialidades científicas que vinculan la creatividad gastronómica con otros ámbitos o visitas nocturnas guiadas a una fundación ubicada en una cala semiperdida de Girona.

Son ideas de profesionales que, sin duda, serán decisivas en el futuro de la economía mundial. Estudian MBA en dos de los centros educativos más sofisticados del planeta: Harvard Business School y London Business School. Pero esas ideas no se pondrán en práctica en una gran industria, ni en una empresa tecnológica o en un operador logístico. Están condenadas a construir un proyecto tan innovador como complejo: elBullifoundation o, lo que es lo mismo, la reconversión en una fundación del restaurante que revolucionó la cocina mundial en las dos últimas décadas.

En octubre de 2011, Ferran Adrià, líder y socio de elBulli, y Telefónica lanzaron el concurso Ideas for Transformation, a través del cual invitaron a los alumnos de MBA de cinco de las mejores escuelas de negocios del mundo a idear y presentar sus propuestas para transformar elBulli en una fundación en 2014.

Adrià había cerrado enjulio de 2011 elBulli como restaurante con la intención de transformarlo en una fundación con la innovación y la creatividad como ejes estratégicos, y con la idea de identificar el futuro talento culinario.

Las escuelas de negocios fueron Esade de España, London Business School, y las Universidades de Harvard, Columbia y Berkeley de EEUU. En ellas, el chef impartió una conferencia como introducción previa a que los alumnos de MBA prepararan sus propuestas. 31 equipos presentaron proyectos. Se trata de una iniciativa inédita en el ámbito de las escuelas de negocios: los alumnos en vez de desarrollar casos (business cases) basados en experiencias de empresas en el pasado, asumen el reto de estudiar casos futuros.

De los 31 equipos participantes, acaban de ser seleccionados los tres finalistas: dos proyectos de Harvard Business School y uno de London Business School, que rivalizarán por ganar el concurso y, por lo tanto, diseñar el futuro Bulli.

De momento, los tres finalistas visitarán Barcelona a finales de junio y vivirán cuatro días una intensa experiencia en torno al universo Bulli con visitas a su taller en el Barrio Gótico, la sede central en Cala Montjoi (donde se ubicará la fundación) y la exposición sobre elBulli que se está exhibiendo en el Palau Robert. El 27 de junio, tendrán que exponer y defender sus proyectos ante un jurado de expertos, que determinará la propuesta ganadora. Los finalistas tendrán una dotación económica de 10.000, 3.000 euros y 2.000 euros (primer, segundo y tercer puesto). Y, como reconocimiento a los alumnos que han participado en este concurso internacional, Adrià les nombrará Amigos de elBulliFoundation.