El valor del peso

Alexander Obando

Por distintas razones, el peso corporal parece importarnos cada vez más. Los atletas por ejemplo deben mantener un peso por debajo del ideal. Para la gran mayoría de los adultos controlar el peso no es una tarea fácil y por eso es necesario ser disciplinado con los hábitos alimenticios, así como con las jornadas de entrenamiento. Siguiendo esa lógica se puede agregar que controlar la alimentación solamente en los días previos a la competencia no será suficiente.

También hay que tener en cuenta que la misma fuerza de voluntad que nos ayuda a evitar esa donut o postre extra, nos sirve para enfrentar un entrenamiento o una competencia. Por esa razón hay que tener siempre presentes los objetivos que nos planteamos para cada temporada y no sucumbir ante la “tentación”.

Tras la pérdida de calorías ocasionada por el desgaste físico, el cuerpo necesita recuperarse por medio de una dieta adecuada (según un sinnúmero de variables de acuerdo a las circunstancias). De esta manera, la alimentación debe ser mucho más controlada en los días que no entrenamos. Sin un gasto calórico grande, tampoco existe la apremiante necesidad de compensar lo consumido.

Si un atleta quiere quemar grasa es importante que el cuerpo no se acostumbre demasiado al mismo entrenamiento; realizar la misma distancia, por el mismo recorrido y al mismo ritmo será útil sólo para los que empiezan a correr, para los que salen de una lesión, o para aquellos que están al inicio de la temporada. Después de acostumbrarse a la misma frecuencia cardíaca, es bueno manejar ciertos cambios dentro de la zona de ritmo cardíaco “quemagrasa” (incluida en los relojes de monitoreo cardíaco). En los entrenamientos de quema de grasa es ideal hacer cambios de ritmo cortos cuando el atleta lo decida para lograr un mejor resultado.

Hay que tener en cuenta nuestra individualidad; algunos factores que afectan el peso corporal de una persona pueden ser menos importantes en otra. El estrés por ejemplo puede generar almacenamiento de grasa en unas personas pero quemar grasa en otras. Las horas de sueño y la constitución de cada uno son otros factores importantes.