Exponen los desnudos de lord Patrick Lichfield, el primo de la reina Isabel II

Expansión

El primo de la reina Isabel II, lord Patrick Lichfield, se convirtió por sus lazos de sangre y su atractivo ingenio en el fotógrafo oficial de la corte británica. La fotografía erótica fue su faceta profesional más desconocida. Una exposición póstuma muestra sus sutiles desnudos femeninos.

A los 21 años heredó el título de lord, un rango que, lejos de abrirle las puertas en la profesión, se convirtió en un obstáculo infranqueable a la hora de ejercer. Porque, como solía afirmar, la gente no lo tomaba en serio. Ante un panorama carente de las oportunidades laborales que merecía su talento, Lichfield optó por obviar su título para poder así dedicarse en cuerpo y alma a la que era su gran pasión desde niño, la fotografía. Una decisión que no recibieron con agrado sus progenitores, quienes llegaron a amenazarlo con quitarle su aristocrática asignación anual. A pesar de la coacción, su hijo no cambió de propósito. Quizá, de haberlo sabido, su madre no le hubiese regalado su primera cámara fotográfica cuando tenía 8 años.

Nacido en 1939, en el seno de una familia de rancio abolengo, era el único hijo del vizconde de Anson y de la princesa Anna de Dinamarca. Estudió en Harrow, un elitista internado donde ya se dedicaba a retratar a todos sus compañeros de escuela. El pequeño Patrick no podía reprimir su pasión por la fotografía, contagiada por su abuelo. De hecho, en unas vacaciones sus padres lo castigaron por tomar una foto informal de su prima, la que sería después reina de Inglaterra, durante la celebración de un partido de críquet.

Pasado el tiempo, lord Lichfield se convirtió en el fotógrafo por excelencia del Swinging London (un movimiento de gran efervescencia cultural que experimentó la ciudad británica a mediados de los años 60) y fotografió a las estrellas de la época, entre ellas Mick y Bianca Jagger el día de su boda; Marsha Hunt o Shakira Caine, esposa del famoso actor Michael Caine. Las celebrities formaban parte de su selecto círculo de amistades. Como no podía ser de otra manera, también retrató con su cámara a la vieja aristocracia y a la emergente.

A pesar de tener fama de playboy, entre 1975 y 1986 estuvo casado con Leonora Grosvenor, hermana del multimillonario duque de Westminster, con quien tuvo tres hijos: Tom, Rose y Eloise. No fue su único matrimonio, ya que posteriormente rehizo su vida junto a la escritora lady Annunziata Asquith.

A través de su cercana y familiar mirada, pudo mostrar a sus parientes de sangre azul en escenas cotidianas difíciles de ver en las revistas y enseñó a medio mundo la boda entre el príncipe Carlos y Diana Spencer en el Palacio de Buckingham. En la década de 1960, empezó a cultivar su faceta profesional menos conocida: el lord sintió la llamada de la fotografía erótica. Algunas de esas hasta ahora desconocidas instantáneas pueden verse hasta el 26 de mayo en la sala The Little Black Gallery, en Londres, en la que se ha convertido en la primera exposición de desnudos de Lichfield. Nudes exhibe imágenes sugerentesprotagonizadas por esculturales modelos que aparecen en los escenarios más inverosímiles.

Un retratista con una vida salpicada de lujo y glamour
Lord Patrick Lichfield era amante de la buena vida, aficionado al boxeo y a la pesca, galán y retratista de reyes y estrellas. Murió en noviembre de 2005, a los 66 años, tras sufrir un derrame cerebral. Tuvo una vida salpicada de lujo y de glamour. En la última entrevista que concedió antes de fallecer dijo: 'A veces me levanto por la mañana y pienso `este es solo otro día increíble, no estoy haciendo nada que no quiera. Es fantástico, qué vida…`'. No podía evitar ser un gran entusiasta, y no es de extrañar: la vida siempre le sonrió al quinto conde de Lichfield.