Hace 50 años la elegancia se llama James Bond

Expansión

El centro de arte londinense Barbican, considerado uno de los espacios más grandes de Europa en su género, acoge desde el 6 de julio y hasta el próximo 5 de septiembre la muestra `Diseñando a 007: 50 años del estilo Bond`, un homenaje a una de las sagas más prolíficas de la historia del cine. De esta forma, la capital inglesa, cuna de su creador, Ian Fleming, se convierte en el marco ideal para homenajear al espía que mejor ha encarnado la elegancia típicamente británica.

Ya han pasado cinco décadas desde que se estrenara James Bond contra el Dr. No, la primera de las 23 entregas del agente secreto. Fue en 1962, cuando una espectacular Ursula Andress y un seductor Sean Connery, que estuvo metido en la piel del espía durante nueve años, evocaban mejor que nadie el estilo propio de esta saga, que no ha perdido un ápice de su glamour a la largo de sus 50 años de vida. Ahora, en pleno siglo XXI, y a la espera de que durante el próximo otoño se estrene Skyfall, la última película en la que Daniel Creig volverá a ser el agente más irresistible de la gran pantalla, esta exposición promete introducir al visitante en el apasionante y evocador mundo que caracteriza a James Bond, compuesto entre otras cosas por exóticos paisajes y exuberantes mujeres.

Para conseguirlo, la exposición del Barbican albergará un total de 400 artículos que han formado parte del atrezo de cada uno de los 23 capítulos de esta leyenda cinematográfica. Entre ellos, algunos que han pasado a la historia, como el biquini blanco que lució la propia Andress en algunas escenas de sus primeras películas, o la misma pieza de baño, en tonos anaranjados, con la que años más tarde, Halle Berry hizo un guiño a la sex symbol de los años 60.

Formarán parte de esta muestra otras piezas de alta costura como el esmoquin de oro que apareció en la cinta James Bond contra Goldfinger, el chaleco de oro del célebre personaje Pussy Galore, o el traje que el propio Sean Connery llevaba cuando apareció por primera vez en la pantalla encarnando a 007.

Junto a ellos, habrá un espacio dedicado a los vehículos. Así, el Aston Martin DB5 que se hizo famoso en la película de 1964, se podrá contemplar junto a la motocicleta BMW de Pierce Brosnan o junto a una reproducción en miniatura del vehículo anfibio Lotus Sprit, habitualmente utilizado por el agente secreto en las cintas de la década de los 70. Otros de los objetos de culto de 'Diseñando a 007', serán la pistola de oro que siempre lleva consigo el personaje Scaramanga o el bombín utilizado en Goldfinger por Sean Conery.

Una vez que se cierre el telón de esta muestra, se prevé que comience una gira internacional que durante los próximos tres años acercará el mundo del espía más famoso del mundo a todos los rincones del planeta. Seis actores han encarnado al ícono del buen vestir La saga comenzó en 1962, cuando Sean Connery representó al agente 007 en la película Dr. No. En los seis filmes que protagonizó el escocés se destacó por ser un personaje muy carismático. El más impopular de los 007 fue George Lazenby, quien encarnó al agente en la película Al servicio de su majestad. De los más recientes, Pierce Brosnan es el más recordado, por el humor sútil y sofisticado de las cuatro cintas que protagonizó; entre ellas la recordada Golden Eye.

TEMAS


Moda