Influenza equina y lluvia, males del polo en la segunda temporada del año

Esteban Uribe

Fedepolo organizará sus primeros dos torneos el próximo año

Paola Andrea Vargas Rubio - pvargas@larepublica.com.co

Desde Inglaterra llegó el polo a Colombia y hace más de 100 años su práctica seduce a un fragmento de la alta sociedad del país. La cuna de este deporte a nivel nacional se encuentra en los campos del Polo Club de Bogotá, pero con el paso del tiempo se fue extendiendo a otras partes por medio de los clubes: Campestre de Medellín, Campestre de Cali y Los Pinos Polo Club de Bogotá, que son los únicos que brindan un espacio para que los aficionados se deleiten con las jugadas de los polistas y caballos en cada uno de los ‘chukkers’ (periodos) del encuentro, que pueden ser mínimo cuatro y máximo ocho.

Este deporte tiene una agenda con dos temporadas de competencias por año, que están sujetas al clima y a otras condiciones como la salud de los caballos. Por ejemplo, al calendario del segundo semestre de 2018, la influenza equina y las fuertes lluvias le pasaron factura. Según Rodrigo Mosquera, miembro de la junta de la Federación de Polo Colombiana (Fedepolo), “las competencias en el Club Campestre de Cali se vieron afectadas por la influenza equina desde el 4 de agosto, más o menos”. Situación que tocó con menos fuerza a Bogotá y Medellín.

Este brote que hacía más de cinco años no se presentaba en el país y que ya está bajo control, obligó al club caleño a aplazar algunos de los encuentros de la segunda temporada. “La influenza ya está controlada, por lo que se espera que el 4 de septiembre se levante la medida y se pueda llevar a cabo el Torneo Abierto de Polo de Cali”, añadió Mosquera.

En Bogotá los torneos se vieron afectados por las lluvias. “Debido al mal clima algunos de los eventos programados en el Polo Club de Bogotá tuvieron que jugarse en las instalaciones de Los Pinos Polo Club”, dijo Felipe Márquez, polista de Los Pinos Polo Club. No obstante, gracias a la mejora del clima, el Polo Club de Bogotá inició el último fin de semana La Copa Miller y La Copa Uribe. Ambos encuentros terminarán el 2 de septiembre. Los Pinos Polo Club de Bogotá también ofrecerá tres eventos ese mes.

Pese a los problemas, los clubes han unido esfuerzos para terminar de consolidar la Federación, que está a la espera de algunos trámites ante las secretarías de deporte de las ciudades para crearse. No obstante, la junta ya tiene previstas dos competencias nuevas para 2019, que se llevarían a cabo en cada semestre. “Fedepolo ya viene trabajando y espera llevar a cabo algunos encuentros”, dijo Federico Uribe, miembro de la junta de Fedepolo.
Esta profesionalización se une a iniciativas como la escuela Bocheritos, que buscan acercar el polo a más personas, en especial a los niños, con el fin de que pronto se supere el número actual de jugadores en el país (280) y que más marcas se interesen por patrocinar ‘el deporte de los reyes’.

LOS CONTRASTES

  • Esteban UribeGerente de la empresa Abad Faciolince Inmobiliaria y polo manager

    “En el club Campestre de Medellín se llevan a cabo competencias nacionales e internacionales que han permitido que el polo se pueda conocer más en el país”.

 

TEMAS


Polo - Club - Bogotá - Cali - Medellín - Colombia - Caballo