Juego de Tronos: el precio por el que se vendió el castillo de Aguasdulces

Como dato curioso para aquellos interesados en adquirir la propiedad, este castillo se convirtió en su día, en la casa más grande de toda Irlanda con un total de 197 habitaciones.

Expansión

Juego de tronos ha puesto en el mapa del turismo a los castillos. Son ya cientos de miles de seguidores de la serie que peregrinan por medio mundo en busca de las fortalezas y castillos que han servido de escenario para el rodaje de su serie de culto. Las escenas más sobresalientes de los reinos de Rocadragón, Invernalia, Poniente en los lugares más recónditos de Malta, Croacia, Marruecos, España, Irlanda…, una visita cargada de emoción para cualquier fan de la serie americana. No obstante, y a pesar de las fantásticas localizaciones por distintas ciudades y pueblos, ningún lugar crea un ambiente tan singular y apropiado como Irlanda del Norte ya que éste es precisamente el escenario principal de la serie, donde HBO ha instalado su base y donde se ruedan la mayoría de las secuencias, especialmente enBelfast, donde la productora ha construido numerosos sets.

Imaginarse viviendo en alguno de estos impresionantes castillos es una fantasíaque, en la mayoría de los casos, no pasa de eso: un sueño, una ficción. Sin embargo, de vez en cuando, alguno de estos castillos sale a la venta. Y en esta ocasión se trata del irlandes Gosford, un castillo del siglo XIX, de estilo Renacentista Normando, ubicado a las afueras de Markethill, en el condado de Armagh. La inmobiliaria Maison Real Estate está al frente de la operación y lo que anuncia es la venta de una sección del castillo por US$655.000 libras. La pretensión es convertir la porción del espacio en venta en seis apartamentos de lujo, con una superficie de 3.500 pies cuadrados cada uno (325 m2) y con jardines incluso en las azoteas. Ya en 2006, tras una remodelación de todo el recinto realizada por artesanos que conservaron el carácter y la integridad histórica del castillo, se construyeron 23 residencias privadas de lujo tras una inversión de 4 millones de libras. La sección que se anuncia ahora apunta un total de 15 dormitorios, 10 cuartos de baño, un gran hall, diez estancias de estar, comedor, biblioteca y una gran torre redonda que en su día formaba parte del ala familiar y que fue ensambalda en 1859 por el asistente principal de Hopper. Como dato curioso para aquellos interesados en adquirir la propiedad, este castillo se convirtió en su día, en la casa más grande de toda Irlanda con un total de 197 habitaciones.

Gosford Castle conserva sus techos abovedados y ha mantenido los muros y colores originales en las estancias principales siempre que ha sido posible porque, según Maison Real Estate es la forma de que despierten más interés cuando salen al mercado. Pero este majestuoso castillo, diseñado por el arquitecto londinense Thomas Hopper, comenzó a construirse en 1819 y las obras duraron hasta 1859. Fue el primer proyecto que realizó Hopper con arquitectura normanda y se convirtió en uno de los edificios más originales del siglo XIX. Sus propietarios, los Acheson, condes de Gosford lo ocuparon hasta 1921, fecha en la que murió el cuarto conde de Gosford y fecha también en la que tuvieron que vender todos los muebles para hacer frente a las deudas y desde entonces ha estado cargado de historias y anécdotas. Fue requisado durante la Segunda Guerra Mundial para alojar a las tropas y, en la misma finca, se instaló un campo de prisioneros. Tras la guerra, la familia Acheson lo vende al Ministerio de Agricultura, para que lo transforme en el Gosford Forest Park, designado en 1986 como el primer bosque de conservación de Irlanda del Norte. En 1983 se tuvo la idea de transformarlo en hotel y se abrió como tal pero no se gestionó correctamente y los arrendatarios dejaron que se deteriorara. Estuvo en peligro de convertirse en ruina irrecuperable hasta que el gobierno, a través del Servicio Forestal recuperó el control y lo puso a la venta por una libra. Así fue como lo adquirió la Gosford Castle Development y tras invertir 4 millones de libras lo transformó en las 23 residencias de lujo, con una división vertical del edificio, con dos, tres y hasta cuatro pisos de altura. Ahora, por 500.000 libras (560.000 euros) se puede vivir como lo hicieron los miembros de la Casa Tully en la tercera temporada de Juego de Tronos. Gosford, en la serie llamado castillo de Aguasdulces, es la Casa principal de las Tierras de los Ríos y de la que se decía que podía guardar aprovisionamiento para 200 personas y durante 2 años. Y Gosford park es el Bosque de los dioses en la serie, un luminoso jardín de secuoyas, olmos y arroyos. La escena que se queda allí para los amantes de Juego de tronos y quizá para aquel que adquiera esta porción de castillo es aquella en la que se contaba que: “Bajo amenaza, Edmure Tully es liberado y mandado a Aguasdulces. Al ser el señor de Aguasdulces, tienen que dejarle entrar y este deja paso a los hombres de Jaime Lannister y a los Frey y, sin necesidad de batallar, toman de nuevo Aguasdulces. El Pez Negro sabía que esto sucedería y ayuda a huir a Brienne de Tarth y Podrick y Payne, pero este se quedará a luchar por su hogar hasta su último aliento”.

Si Juego de tronos ha llegado ya hasta Harvard, donde se toma como base para estudiar la historia de la Edad Media a través de ella, ¿por qué uno de sus escenarios no puede convertirse en nuestra casa de campo?

TEMAS


Game of Thrones - Vivienda - Propiedad Horizontal - Lujo