La calle se convierte en pasarela ante estas bicicletas tipo `fixie`

Expansión

La bicicleta es mucho más que un medio de transporte amigable con el medio ambiente. La llegada de los modelos `fixies` (con un piñón fijo, sin cambios, sin frenos y ultraligeras) es un fenómeno que viene creciendo a ritmo imparable en las principales ciudades del mundo.

De Nueva York a Tokio, montar sobre ellas en plena urbe es ya una declaración de intenciones y de estilo: minimalista, cívica, urbanita, limpia, alternativa, dinámica, atrevida… ¿Hay algo que sea más tendencia que un look dandi encima de una fixie?

Era cuestión de tiempo que el mundo de la moda cayera rendido ante este vehículo. Así lo demuestra la devoción que inspira hoy entre los principales diseñadores.

Mientras en la calle se creaban conceptos como cycle chic o heels on wheels (`tacones sobre ruedas` en inglés), las grandes marcas empezaron a usar la bicicleta como fuente de inspiración. Al final, muchas han terminado adoptándola como parte de su catálogo.

Firmas como Hermès, Chanel, Gucci, Fendi o Missoni, entre otras, han sucumbido a su encanto y las han incluido en sus diseños de complementos, junto a bolsos, zapatos o cinturones.

Para muchos, el velocípedo es un cartel con ruedas para la marca, una estrategia con la que tender puentes al aire cool y desenfadado de este mundo bohemio.

En ocasiones, la bicicleta se convierte en el soporte de las campañas de estas grandes firmas. Un buen ejemplo son las Tweed Run que organiza Rugby de Ralph Lauren, unas carreras en bicicleta donde lo que menos importa es llegar el primero.

Los ciclistas, cuyo look es el propio de una tarde de merienda en la campiña británica a principios del siglo XX (es decir, mucho tweed), compiten por el mejor atuendo, el bigote más enrevesado y la bicicleta vintage más espectacular.

Una ocasión que disfrutan sobre todo los amantes del aire preppy (de los colleges universitarios) de la firma. Incluso aparecen `bicis` en el reciente y polémico anuncio de Loewe.

El éxito de la bicicleta, y la razón por la que enamora a los diseñadores, está en su capacidad de adaptarse a cualquier estilo.

Abarca desde lo puramente funcional a lo retro, lo moderno y lo inclasificable. Además, el ejercicio físico que supone el pedaleo le hace bien a la salud.