La fascinación por el lujo se sobrepone a la turbulencia económica en todo el planeta

Expansión

Pese a que el planeta está en recesión, hay un mercado que resiste y crece: el mundo de lo exclusivo, en gran momento gracias a los países emergentes.París. Media mañana. Antigua piscina del Hotel Lutetia, nuevo templo de la casa Hermès en la capital francesa. Donde antes se bañaban los jóvenes más chic de la rive gauche, hoy se dan un chapuzón los privilegiados cachorros de las economías emergentes. Mientras las francesas del elegante distrito XVI se limitan a merodear por la espectacular tienda, son los turistas de Extremo Oriente los que salen del lugar con bolsas en ambas manos.

Según estimaciones de la consultora McKinsey, el 80% del crecimiento mundial del mercado premium en 2015 lo protagonizarán los países emergentes. En 2020, los compradores de China acapararán el 44% del global,según las previsiones del grupo financiero CLSA. Esta firma también calcula que en el incremento del mercado global de este año (un 8%), el país asiático tirará del sector gracias a un crecimiento en las ventas estimado en un 25%.

Se calcula que este sector mueve 680.000 millones de euros, según datos manejados por la Fondazione de Altagamma, un monto equivalente a la deuda pública española. De esta cantidad, 191.000 millones corresponden a consumo personal, es decir: cosmética, moda, accesorios, relojería y joyería. Este segmento ha crecido en los últimos ocho años a un ritmo medio anual del 5%, a pesar de la caída sufrida en 2009 (de un 12%) con la crisis financiera. En 2011, la firma Rolls Royce logró el mayor volumen de ventas de su historia con 3.538 unidades.

Según el estudio `The Luxury Consumer in the New Digital World` de Four Seasons, el segmento de hoteles de lujo crecerá un 10% este 2012. La firma espera aumentar sus ingresos un 9,2%. El crecimiento general se ha mantenido al alza gracias, sobre todo, a los países emergentes, que han tirado de una demanda estancada en los mercados internos de los países occidentales y en Japón.

Internet y las redes también han acercado los caprichos. Se calcula que en 2012 los chinos gastarán 1.890 millones de euros en bienes y servicios de lujo adquiridos por internet; se prevé ascienda a 4.480 millones para el 2015.

El sector del lujo sube porque potencias como China, India y Brasil aumentan de manera espectacular la capacidad de consumo de sus nuevas clases medias, pero también porque el aumento del número de ricos en el planeta va a más. Según estimaciones de Merrill Lynch y Capgemini, la cantidad de millonarios (individuos con más de un millón de dólares en activos) se incrementó un 9% en 2010, y el número de ultra ricos (con activos de más de 30 millones de dólares) subió un 10,2%.

Según las estimaciones de CLSA, India alcanzará en 2012 los 400.000 millonarios. Este panorama explica el incremento del lujo extremo, las buenas previsiones de crecimiento de los productos súper exclusivos y el alargamiento de las listas de espera de los bienes más emblemáticos. Los multimillonarios tal vez ahora puedan viajar al espacio y encargar la secuencia de su propio genoma, pero siguen queriendo lucir el mismo bolso con el que Grace Kelly ocultaba su embarazo antes de que el hombre pusiera el pie en la Luna.

Europa, América del Norte y Japón acaparan las tres cuartas partes del mercado del lujo personal. Pero especialmente en Europa es cada vez más importante el porcentaje de compras realizado por turistas, principalmente de los países llamados BRIC (Brasil, Rusia, India y China). 'Los altos aranceles a los productos de lujo en sus países de origen y el diferencial de precio explican en buena medida una tendencia que, sin duda, irá al alza', señala María Girón, directora del Observatorio del Mercado Premium del Instituto Mastercard.

Los adinerados cada día lo son más
En 1995, para figurar en la exclusiva lista de las 400 personas más ricas del mundo elaborada por Forbes `bastaba` con tener 418 millones de dólares. Hoy son necesarios 1.000 millones, un indicador de que los adinerados cada vez lo son más. No hay ninguna marca que no tenga una estrategia para Latinoamérica. Con México como séptima potencia mundial en 2020, según la previsión de Goldman Sachs, el país azteca centralizará el 50% del mercado regional del lujo.