La historia de vida de Luka Modrić, el mejor jugador del Mundial de Fútbol Rusia 2018

Reuters

Se convirtió en el principal candidato para ganar el Balón de Oro y con la racha de 10 años en los que el premio se lo han repartido CR7 y Messi

Colprensa

“Nunca he dudado de mí mismo y siempre supe que podría llegar a donde estoy hoy”, Luka Modrić, subcampeón mundial de fútbol con Croacia y elegido como el Mejor Jugador del la Copa Mundial de la FIFA Rusia-2018, título que suma al de campeón de la Liga de Campeones de Europa con el Real Madrid, para ser el candidato número uno para acabar con la hegemonía de 10 años de Cristiano Ronaldo y Lionel Messi por el Balón de Oro.

Tiene todo para quedarse con la distinción, porque a los títulos colectivos con su club, el subtítulo con su país en Rusia-2018 y la distinción de Mejor Jugador, le suma su sacrificio en la cancha, como ser el jugador que más distancia recorrió en los estadios rusos. Es el capitán y referente de Croacia.

Reuters

“Es un placer para mí leer todos estos artículos sobre el Balón de Oro, pero siempre me concentro en el éxito del equipo. Las cosas individuales no son mis prioridades”, aclaró Modrić, uno de los más destacados de su país, el estandarte del equipo, sobre quien pesó toda la responsabilidad de sacar las llaves adelante, siempre al límite hasta los 120 minutos y en algunas por la vía de los penales.

Y Modrić no es un desconocido del fútbol, con 32 años de edad va cerrando una exitosa carrera deportiva, pero para llegar a esta final y ser el Mejor del Mundial, tuvo que vivir una carrera deportiva llena de experiencias, de títulos, de estar en la élite y sostenerse en ella.

El capitán croata nació en Zadar, ciudad de la disuelta Yugoslavia, y de niño, junto con su familia, sufrió por el desplazamiento de la guerra croata de independencia. Tuvo que vivir en hoteles con otros refugiados y cuando tenía seis años de edad tuvo que soportar la ejecución de su abuelo en el asentamiento de Jesenice.

Al final de la guerra les devolvieron las casas del pueblo de Zaton Obrovacki, pero ya ‘Lukita’ empezaba a jugar fútbol y su familia le apostó todo a la carrera deportiva del pequeño de la casa y no se equivocaron, porque rápidamente ingresó a las divisiones menores del Dinamo de Zagreb, pero como no tenía lugar, fue cedido con 18 años de edad al Zrinjski de Bosnia, donde jugó una temporada y fue el mejor jugador de la liga durante ese año.

Con 20 años de edad jugó su primera temporada en el Dinamo de Zagreb y se coronó campeón de la Liga Prva HNL, en un inicio de carrera profesional en el equipo de su formación que dos temporadas después concluyó con tres títulos de liga, dos de copa, una supercopa y mejor jugador de la liga, lo que le valió para ser adquirido por el Tottenham Hotspur por más de 20 millones de Euros.

Pero su llegada a los ‘Spurs’ no fue alentadora, porque una lesión de rodilla se sumó a la salida del entrenador que lo pidió para el equipo, Juande Ramos, algo que a su regreso tras la recuperación le costó, no sólo por su nuevo técnico, Harry Redknapp, sino porque muchos medios lo calificaron de pequeño y débil para la liga inglesa.

A las dificultades se supo reponer y poco a poco se ganó un lugar en el Tottenham, se destacó como titular y cinco goles en media temporada, para extender su contrato y rechazar ofertas del Chelsea y otros clubes grandes, porque esperaba algo más grande. Luego sufrió una fractura de peroné y de nuevo tuvo que empezar de cero, hasta que para la temporada 2012-2013 fue adquirido por 30 millones de euros por el Real Madrid.

Con el elenco merengue, Luka ha jugado más de 250 partidos en seis temporadas, con 13 goles marcados y más de 40 asistencias. Junto con Toni Kross arman uno de los mediocampos más técnicos del mundo y en títulos ya acumula una Liga de España, una Copa del Rey, dos Supercopas españolas, cuatro Champions League, tres Supercopas de Europa y dos Mundiales de Clubes, 13 vueltas olímpicas.

Sus actuaciones individuales le han permitido estar los últimos tres años en el 11 ideal de la FIFA en los Premios The Best en los que se entrega el Balón de Oro y durante esta Copa Mundial de la FIFA Rusia-2018 ha ganado dos trofeos Budweiser a Mejor Jugador de partido, tras los juegos contra Nigeria y Argentina, de la fase de grupos.

Ahora, como capitán del subcampeón mundial, Croacia, con la distinción de Mejor Jugador de Rusia-2018 y con el título de la Liga de Campeones de Europa con el Real Madrid, se convirtió en el principal candidato para ganar el Balón de Oro, para acabar con la racha de 10 años en los que el premio se lo han repartido entre Cristiano Ronaldo y Lionel Messi.

TEMAS


Mundial de Rusia 2018 - Rusia - Fútbol - Croacia - Luka Modrić