La Ley de Espectáculos ya da frutos por $2.000 millones

Iván Bernal Marín - ibernal@larepublica.com.co

Lila Downs, las Chicas Bond, Dolores Solá y Soledad Villamil son solo algunos de los nombres de las estrellas del mundo de la cultura que han desfilado este año por el Teatro Jorge Eliécer Gaitán, ícono del centro de la capital del país. Esa costelación pudo brillar en el máximo escenario bogotano gracias, principalmente, a la entrada en vigencia de la nueva Ley de Espectáculos.

Así lo explica el Instituto Distrital de las Artes, Idartes, entidad que ha estado detrás de la venida de las principales figuras, y se ha encargado de sacarle todo el jugo posible a las ventajas que ofrece la nueva normatividad. Beneficios que no solo se ven reflejados en la oferta de eventos, sino que además permitirán realizar inversiones en infraestructura cultural.

Mediante la Ley 1493 del 26 de diciembre de 2011 se creó un fondo para este propósito, en el cual se han recaudado más de $2.000 millones en el primer semestre de 2012. “Son para invertir en equipamientos culturales de la ciudad. Es una cosa muy importante, con beneficios contundentes, claros, que demuestran que una buena legislación permite el desarrollo social del sector”, asegura Santiago Trujillo, director de Idartes, entidad adscrita a la Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte.

Como una coincidencia providencial para los miles de amantes de las artes en Bogotá, el Distrito aumentó notablemente el presupuesto destinado a convertir la cultura en una maquinaria de desarrollo social. El presupuesto de Idartes pasó de $28.100.000.000, a cerca de $66.704.000.000 para 2013, lo que representa un incremento del 137%. Además, para los años siguientes se contemplan leves incrementos. Trujillo aclara, sin embargo, que gran parte de los recursos adicionales estarán principalmente orientados a la sensibilización de niños en primera infancia, y la jornada única 40 horas en colegios del Distrito.

Aún no se ha definido cuál será la destinación concreta de los nuevos recursos que supone la Ley. El Instituto administra los escenarios públicos, entre los que se destacan la Media Torta, el Escenario Movil, la Cinemateca Distrital, la Casona de la Danza y la sede temporal de la Galería Santa fe. Y, por supuesto, el Jorge Eliécer Gaitán. Es el teatro de mayor aforo en Bogotá, con 1.745 sillas. Su renovación y la concentración de espectáculos allí, denominadas galas, responde a la intención de hacerlo resurgir como símbolo patrimonial de la actividad cultural y la recuperación del centro.

Además, mediante un esquema de gestión público-privada Idartes abrió una convocatoria con junta con el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo, para desarrollar obras de gran formato con un presupuesto de $300 millones.

Trujillo sostiene que estas nuevas medidas permitirán aprovechar la cultura como instrumento de apropiación social y dinamismo económico, al ampliar el espéctro más allá de las consideradas ‘artes canónicas’.

El directivo cultural explica que la nueva Ley supone dos beneficios fundamentales, además de los nuevos dineros para infraestructura: “La contratación que hacemos artistas internacionales, para festivales al parque o las galas; plantea unas condiciones tributarias distintas que nos permiten optimizar los recursos públicos y poder traer más y mejores artistas. En segundo nivel, incentiva al sector se empresarios, y promueve la generación nuevos públicos. La reducción tributaria para los artistas internacionales significará reducir la boletería, y con ello habrá mayor acceso para el público”.

Es así como celebraron el festival Gaitango, como trajeron a Charly García a Rock al Parque, y como podrán traer en septiembre bailarines de talla mundial como Carolyn Carson y Francoise Chaignaud. Y muchos más.

 

Algunos de los incentivos tributarios

La Ley plantea incentivos tributarios como: Deducción del impuesto sobre la renta en un 100% para las inversiones que se realicen en infraestructura de proyectos para escenarios destinados a los espectáculos públicos de artes escénicas. Disminución del impuesto de renta del 33 al 8% para los artistas no residentes en el país. Serán exentos del impuesto del IVA (16%) los servicios artísticos de las artes escénicas y servicios conexos con dicha actividad como sonido, luces y alquiler de tarimas. Se elimina el 10% del impuesto nacional de espectáculos con destino al deporte.

 

Santiago Trujillo

Director del Idartes

“Hacemos una programación cultural que atiende distintos sectores y distintas apuestas estéticas, con los artistas como agentes sociales de desarrollo”.