La rodilla, un conjunto importante

Alexander Obando

Aunque pensamos en la rodilla como una sola parte del cuerpo, hay que tener en cuenta que consta de huesos, cartílagos, músculos, ligamentos y tendones que funcionan en conjunto.

La rodilla es una de las articulaciones más grandes e importantes del cuerpo, por lo que todo atleta está en la obligación de prestarle mucha atención. Dicha articulación nos brinda estabilidad y flexibilidad pues nos permite flexionar, girar y enderezar la pierna. Un mal movimiento, una mala técnica e incluso unos tenis muy gastados, son las principales causas de una lesión de rodilla y lo mejor para evitarlas es aumentar los trabajos específicos en el gimnasio. Los músculos de la pierna van coordinados con el movimiento de la rodilla, y si no son flexibles y fuertes, estas tampoco. Entre las lesiones más comunes se encuentran:

Ruptura de meniscos: Dolor muy intenso en el que la inflamación impide la flexión de la rodilla (suele requerir cirugía).

Rotura de ligamentos: La rodilla tiene 4 ligamentos pero generalmente los que más sufren son dos. La recuperación dura mínimo 4 semanas y su tratamiento requiere terapias y ejercicios.

Tendinitis: Es un dolor fuerte que impide correr. Lo mejor es descansar mientras el tendón se desinflama y –pasados unos días– se recomienda practicar otro deporte donde no haya impacto.

Las rodillas soportan el peso de nuestro cuerpo y reciben el impacto de cada pisada, por eso no debemos exagerar en distancias para las que no estemos preparados; así mismo, debemos cambiar periódicamente nuestros tenis. Los ejercicios de técnica de carrera para aminorar el impacto sobre el suelo nos permiten una pisada más adecuada; es decir, que para 'dejar huella' en el atletismo, se usan las rodillas.