La tendinitis: una lesión común

Alexander Obando

En pocas palabras, la tendinitis es la inflamación de un tendón; un tejido flexible que ayuda a unir el músculo y el hueso.

Con distintos tamaños, los tendones ayudan al movimiento de los músculos y transmiten la fuerza necesaria para moverlos. Dependiendo del deporte que practiquemos, la tendinitis es una lesión común que se puede presentar en hombros, codos, muñecas, cadera, rodillas o tobillos.

Hay varias cosas que pueden ocasionar la tendinitis: el entrenamiento diario o ejercer demasiada fuerza sobre las articulaciones aumenta este riesgo; también puede ser causada por rigidez o debilidad muscular.

Así mismo, se dice que 'los años no vienen solos' y los tendones no son la excepción, ya que pierden flexibilidad.

Entre las medidas preventivas para evitar esta lesión está alternar los entrenamientos con descansos para aliviar la tensión muscular que reciben los tendones; variar la rutina cambiando de deporte para evitar el estrés del entrenamiento diario; igualmente, se recomienda hacer ejercicios de calentamiento previos y de estiramiento, antes y después del entrenamiento.

El principal síntoma es el dolor en las articulaciones causado por una sobrecarga de entrenamiento, exceso de esfuerzo o malas posiciones.

El dolor puede ser muy fuerte e impedir el movimiento. Dependiendo de la gravedad de la tendinitis, lo mejor suele ser la interrupción total de los entrenamientos diarios. Si después de unos pocos días seguimos con la molestia será necesario colocarnos hielo y calor en la parte afectada.

Este cambio de temperatura hace que el tendón se empiece a desinflamar y vuelva a su estado habitual hasta lograr su función normal. Otra forma de tratarla es con ejercicios suaves y estiramientos. Cuando la lesión es un poco más avanzada es necesario tomar medicamentos anti-inflamatorios, no sin antes consultar con un médico.