Los caprichos del último Phantom, de Rolls-Royce

Expansión

Expansión

Con algunos cambios técnicos, el nuevo Phantom II de Rolls-Royce se mantiene fiel al espíritu clásico de la firma. Personalizable y con 459 cv, desde US$431.000.

Más de 60 personas implicadas y más de 450 horas de trabajo se necesitan para fabricar el nuevo Phantom II. En la factoría de Rolls en Goodwood, Inglaterra, hay alrededor de 1.000 empleados, incluidos los artesanos que trabajan la madera y el cuero. Sólo dos robots (en el taller de pintura, para proporcionar un acabado perfecto) les ayudan a resaltar la belleza de este vehículo.

Su diseñador, Ian Cameron, lo considera 'una pieza de música clásica que resiste el paso del tiempo'. Del primer modelo, lanzado tras ser adquirida la casa británica por BMW en 1998, conserva su línea y sus antiguas dimensiones. En la parte delantera, los pequeños faros redondos de luz diurna han sido sustituidos por unos con forma rectangular y nuevas ópticas de luz led. En la trasera, un paragolpes estiliza un poco más la línea del coche. Entre las modificaciones mecánicas destaca la adopción de una nueva caja de cambios de ocho marchas para hacerlas casi imperceptibles. El motor V-12 ha sido revisado. Ahora se alimenta por un sistema de inyección directa, manteniendo la potencia de 459 cv.

Donde se ha hecho el mayor esfuerzo ha sido en el terreno de la conectividad. Además de un sistema de navegación vía satélite, en pantalla de 8,8 pulgadas y 3D, dispone de conectores de audio y vídeo, tomas USB, sistema de sonido Logic7 de Harman, etcétera. La composición de los interiores va en función de los gustos del cliente. Es posible pedir cualquier cosa que se le ocurra al comprador, siempre que esté dispuesto a pagar por ella. Por ejemplo, en la berlina hay opciones para que en la parte trasera haya un único asiento, dos reclinables o uno corrido.

El chasis también ha sido revisado y se han cambiado algunos reglajes para mantener el mismo confort. En cuanto al motor, de 12 cilindros en V, se ha convertido en un icono para los amantes de la marca y es una pieza más de artesanía.

El precio varía entre los US$431.000 de la berlina y los US$509.000 de la Extended Wheelbase, pasando por los US$462.000 del cupé o los US$481.000 de la versión descapotable Drophead.