Los fumadores le cuestan al mundo hasta 2% del PIB mundial: Atlas del tabaco

Reuters

El hábito de fumar le cuesta al mundo entre 1 y 2% de su Producto Interno Bruto cada año y podría matar a cerca de 1.000 millones de personas, dijeron los autores de la cuarta edición del Atlas del Tabaco , durante el lanzamiento del libro en Singapur.

Las pérdidas económicas incluyen costos directos e indirectos, como gastos médicos para tratar enfermedades relacionadas con el fumar y el valor de la productividad perdida, dijeron los autores del libro, que es publicado por la Sociedad Estadounidense del Cáncer y la Fundación Mundial del Pulmón.

El costo de fumar podría ser incluso mayor, como lo sostiene una de las autoras del libro, Hana Ross, cuando dice que son difíciles de medir los costos intangibles como el sufrimiento de los miembros de la familia o el dolor que sienten los pacientes.

“Durante el siglo 20, el tabaco mató a 100 millones de personas. Se estima que en el siglo 21 matará a 1.000 millones de personas”, dijo el autor principal del libro, Michael Eriksen, en el lanzamiento durante una conferencia global de salud en Singapur.

La población mundial ha crecido en más de cuatro veces en el último siglo, pasando la marca de 7,000 millones de personas el año pasado.

Eriksen dijo que hay cerca de 1.000 millones de usuarios de tabaco alrededor del mundo y que 600.000 no fumadores mueren cada año debido a exposición al humo de segunda mano (pasivos, de los cuales un 75% son mujeres y niños.

China es el mayor consumidor de cigarrillos del mundo, albergando en el 2009 un 38% de los fumadores mundiales. El país experimentó un alza de más de cuatro veces, a US$28.900 millones, en los costos debido al hábito del cigarrillo entre el 2000 y el 2008, dijeron los autores en el libro.

“China tiene un gran problema porque la industria del tabaco es parte del Gobierno”, dijo la coautora Judith Mackay, señalando que la medida de Pekín para elevar los impuestos al tabaco hace dos años no cambió el precio de adquisición de los cigarrillos, sino que apenas manipuló la forma en que los impuestos son pagados al Gobierno.