Los patrocinios son los que mantienen a flote el cine en Colombia, dicen 3 nuevos directores

Stephanny Pérez - sperez@larepublica.com.co

El cine es uno de los oficios más apasionantes: pasar de la imaginación al papel, materializar las ideas en imágenes y plasmarlas en una cinta, para que los cinéfilos o aficionados en materia cinematográfica asistan a las salas de cine a disfrutar de la producción completa.

Detrás de esa imagen en movimiento, está la vida de cientos de personas que trabajan en producción. Y la del director, que se encarga de la puesta en escena, pero también de participar en la preparación de la propia película. Comienza con un paso que nunca se ve en pantalla: la elaboración de un guión y un presupuesto para buscar patrocinadores que se interesen y vean, en el proyecto, una oportunidad de negocio, rodaje y montaje.

LR habló con tres de los principales nuevos directores colombianos, que coinciden en la premisa de que la proyección de un filme está sujeto al presupuesto, y al tiempo que tardará materializar la cinta. Son Alexander Giraldo, Jhonny Hendrix y Carlos moreno. Los directores nacionales, distinguidos por su dirección en los filmes estrenados en el Festival Internacional de Cine de Cartagena (FICC) : '180 segundos' y 'Chocó', y en el caso de Moreno con su ópera prima 'Perro come perro' y 'Todos tus muertos', destacan la importancia del Fondo de Desarrollo Cinematrográfico, que brinda un apoyo económico entre un 30% y 50% del presupuesto total de la película.

El FDC nace en el 2003 como una posibilidad que brinda el Ministerio de Cultura y el sector cinematográfico, que se logra mediante la ley 814 conocida como la Ley del cine, según la Dirección de Cinematografìa del Ministerio. 'La ley crea dos mecanismos de financiación para el cine, unos estímulos tributarios a inversionistas y donantes, y un fondo para el desarrollo, que se alimenta de un parafiscal que aportan los exhibidores (8.5% taquilla), distribuidores (8.5% de la comercialización de los derechos) y productores (5% de sus ingresos por producción), que regresa al sector a través de convocatorias'.

'El FDC en Colombia, es uno de los más importantes, incluso a nivel latinoamericano, tanto así que los productores deciden apostarle a rodar en el segundo semestre, esperando una buena noticia del fondo, que en muchas ocasiones define si la película se realiza o no', afirmó Hendrix. Agregó que en su más reciente película, Chocó, no recibió apoyo de este fondo, 'porque fue más bien una terquedad realizarla, la inversión fue la que hizo posible está película, que en términos económicos fue muy barata'.

En la entrega de estos incentivos está la retribución que realiza la empresa privada, sobre todo cuando el material ya está filmado y necesita entrar a la etapa de edición visual y sonora. Alex Giraldo afirmó que en 180 segundos 'el FDC apoyó la etapa de postproducción, donde se necesita una financiación para terminar el filme, consistió en recursos que obtuvo el productor mediante las empresas privadas, que participaron y creyeron en el proyecto'.

Cine, negocio de riesgos
'La mayor dificultad para hacer cine, es la financiación. No todo el mundo tiene interés en invertir en un negocio tan extraño como el del cine. Hay muchos riesgos', dice Giraldo, y es que llegar a las salas de cine no es una labor fácil después de tantos gastos que se corren para poderlo finalizar, sin ni siquiera poder prever a cuántas personas le va a llegar el filme y de qué manera; o si irán a las salas de cine, o lo verán a través de la web o recurrirán a la piratería.

Sin embargo, las exenciones y patrocinios permiten que la actividad sea rentable, y que fluya la producción. Actualmente una de la empresas que han apoyado la labor es RCN cine, casa de la cual pende 180 segundos. La ayuda, generalmente, es patrocinada en filmes de los géneros derivados de la ficción.

El proceso de postproducción es el más costoso
La etapa más dispendiosa es el montaje y postproducción. 'Hay muchas cosas en juego. Pues se debe reescribir la historia. Allí se van a dar todos los elementos que cuentan la película. Es lenta, llena de procesos y personas trabajando. La película ha tenido casi dos años de proceso, desde el desarrollo de 5 meses; la preproducción 3 meses; rodaje un mes, y catorce meses de montaje y postproducción', afirmó Giraldo. En el caso de Chocó, Hendrix destaca que la realización estuvo lista en un tiempo récord, 'generalmente las películas tardan de dos a seis años para estar listas, Chocó tardó un año y seis meses, dedicado en su mayoría al montaje'.

180 segundos
La historia del robo perfecto tendrá 3 minutos para que, Zico, Angélica, Guájaro y Rincón logren salvar sus vidas. Para recuperar los recursos invertidos, la producción necesita de 200 mil espectadores para equilibrar el presupuesto. El estreno de la cinta en el FICCI la posiciona como una de las posibles más taquilleras. Se destaca su presentación en el Miami Film Festival, donde una vez más el filme fue del agrado de los presentes por la fuerte conexión con los personajes. El rodaje tardó 23 meses. Estrena el 12 de abril.

Rostro femenino del ´Chocó´
'Fue una producción muy barata, pero de muy buena calidad', así cataloga su Filme Hendrix, que cuenta en Chocó la historia de un mujer que es cabeza de hogar, y la cual ha padecido de varios maltratos por parte de su esposo. La obra fue la encargada de estrenar el FICCI, con una apreciación por parte de la directora del evento Monika Wagenberg, quien la definió como 'un hito en el cine colombiano, donde no se ha visto una producción que trate el tema de la raza y de género con este nivel de profundidad'.

Todos tus muertos
Todo comienza cuando Salvador, un campesino del Valle del Cauca, descubre una mañana que en sus cultivos de maíz yace una montaña de muertos; un macabro encuentro que empieza a desarrollar la historia. La película se estrenó el año pasado y se caracterizó por figurar en Sundance, al igual que Perro Come Perro, filme del mismo Carlos Moreno. 'Con esta película, todos los colombianos debimos sentirnos muy orgullosos porque se ganó el premio a mejor fotografía en este festival, a cargo de Diego Jiménez'.