Más de 200 millones de pares de Havaianas son vendidos al año

Bloomberg

Expansión

Las Havaianas nacieron en 1962 inspiradas en las chanclas Zori japonesas. 50 años después, la firma más internacional de la moda brasileña vende en 85 países 200 millones de pares al año.

Su directora, Carla Schmitzberger, habla por primera vez de las claves del pasado, presente y futuro del fenómeno.

¿Cómo han conseguido que su producto sea demandado por consumidores de todo tipo?

Porque genera emociones muy positivas, refleja alegría y diversión. Cuando hablas de Havaianas es fácil llegar a todos porque se asocia a libertad, comodidad, energía…

¿Cómo dieron el salto cualitativo?

En su origen las Havaianas eran un producto muy democrático, pero no era solo calzado para sectores muy desfavorecidos económicamente, también teníamos consumidores con mucho dinero que las usaban en casa. Así que en los 90 se comunicó públicamente que mucha gente rica también las llevaba y se hizo hincapié en su calidad y versatilidad para convertilo en un producto aspiracional.

¿Cómo han logrado posicionar la calidad de la marca?

La calidad ha sido y es un factor determinante. Le puedo decir que son las chanclas más comodas que existen. Y también nos ayudó la tendencia de que vestirse de manera informal es trendy. Quizá si la moda volviera a unas reglas muy estrictas de elegancia convencional, no tendrían tanto éxito.

¿Fue entonces cuando vieron el momento para dar el salto internacional vinculándolas a la moda?

En muchos países se vendían desde 2000 y ese año las ventas fuera de Brasil representaron el 1%. En 2007 las ventas internacionales ya representaban el 13% y en 2011 vendimos 200 millones de pares. Solo en Europa se vendieron seis millones. Las ventas en Europa están siendo sensacionales y crecen un 30% al año.

¿Cómo combaten que las ventas, fuertes en verano, no se caigan en invierno?

La estacionalidad no es un factor determinante en Brasil pero sí en Europa y por eso hemos empezado a comercializar otros productos, como las botas, las deportivas o las alpargatas. De todas formas, también sabemos que muchos consumidores europeos las utilizan en invierno para estar en casa.

¿El futuro es así de prometedor?

Estamos investigando permanentemente porque sabemos que si no te reinventas, dejas de ser objeto de deseo. No puedes dejar de sorprender al consumidor nunca y tienes que seguir manteniendo su confianza.

¿Cómo se puede ser ecológico con productos de goma?

Estamos desarrollando un programa cuyo proyecto piloto esperamos tener a finales de 2012. El proyecto es muy ambicioso, consiste en recoger las havaianas usadas en todo el mundo y darles nuevo uso. Como puede imaginar no es fácil desde un punto de vista logístico. Vendemos unos tres millones de pares en Australia, más de dos millones en Filipinas, tres millones en Argentina, un millón en Angola, varios en Bolivia.

 

TEMAS


Ventas