ME London es la apuesta de Foster en la competencia por hospedar atletas olímpicos

Ripe

Si va a ser uno de los afortunados que presenciará las próximas hazañas olímpicas de Usain Bolt o Michael Phelps, sepa que Meliá ultima con motivo de tan importante cita la apertura de ME London, su primer hotel en el Reino Unido bajo la marca ME by Meliá, que la empresa mallorquina creó en 2006 con el objetivo de aunar en un mismo establecimiento hotelero diseño, cocina internacional de fusión y música de vanguardia.

La inauguración, que está prevista para el 15 de julio, dotará a la capital británica de 157 habitaciones y suites de alto nivel con la que los amantes del deporte más exigentes podrán descansar una vez finalice la jornada olímpica. El local, ubicado en el número 143 de The Strand, famosa calle londinense en la margen norte del Támesis y a muy pocos metros del Covent Garden y Trafalgar Square, ocupará el histórico edificio Marconi, antigua sede de la BBC.

El interior de este prestigioso establecimiento, cuyo diseño ha sido encargado al famoso arquitecto británico Norman Foster, ofrece una lujosa colección de estancias entre las que destaca la espectacular ME suite de dos plantas, que, ubicada en la torre del edificio, tiene acceso directo a la azotea.

El resto de habitaciones incluye una zona de salón tranquila, camas de plumas, sábanas de algodón egipcio, control de clima individual, televisores LCD IP, un baño con una ducha efecto lluvia tipo spa y commodities de primera categoría.

Uno de los servicios individualizados más interesantes con los que nace este establecimiento es el llamado `Aura Experience Manager`, que consiste en la posibilidad de contratar el asesoramiento de un experto que ofrecerá atenciones que incluyen desde la iluminación de la habitación hasta pequeños consejos sobre qué hacer en la ciudad o cómo conseguir las entradas para espectáculos culturales o deportivos.

Por lo que respecta a su oferta gastronómica, el nuevo hotel ME Londres abrirá sus puertas con dos restaurantes de comida fusión, entre ellos la primera incursión británica de la firma STK Steakhouse.