Niños deportistas

Alexander Obando

Desde muy temprana edad, un niño comienza a adquirir algunos ‘talentos’ físicos que en edad adulta serán muy difíciles de ‘desarrollar’.

Es decir, que los músculos que hoy forman deportistas de alto rendimiento comenzaron poco a poco en el crecimiento saludable de un niño.

La orientación es fundamental y la actividad física debe estar asociada al juego.

Un mal manejo de lo anterior puede ocasionar problemas físicos o apatía a la actividad física. Pero si los niños se divierten habrá motivación y casi sin darse cuenta ellos adquirirán cierta disciplina.

Si efectivamente se comienza una carrera en el deporte, habrán bases para afrontar los retos deportivos y la competitividad. De hecho, hoy en día el calendario de competencias suele tener un espacio para la categoría infantil con desafíos apropiados para la edad.

Es importante que los padres apoyen e incentiven una práctica deportiva; algo valioso como proceso de formación ya que fomenta la integración antes que la competitividad.

Lo anterior no quiere decir que se ha tomado la decisión de convertirse en atleta profesional sino más bien es la decisión de darle al cuerpo una rutina física saludable.

Los niños por naturaleza son inquietos y se ejercitan en sus juegos, por eso deben estar muy bien alimentados e hidratados para así sacar un mejor beneficio de la recreación.

Una mala dieta puede afectar visiblemente el crecimiento y desarrollo infantil.

Los padres podrán notar una inclinación deportiva en sus hijos y por eso deben poner mucha atención para apoyar la vocación que los pequeños expresen.

Entre los 9 y 11 años se empieza a distinguir entre esfuerzo y habilidad, es decir que el niño empieza a ser más consciente de su 'talento' o 'falencia' en determinada actividad y seguramente, disfrutará y ?perfeccionará? aquellas habilidades que mejor le vienen.

* Escríbame sus preguntas o sugerencias de temas a tratar al correo: wolfcrimes@yahoo.com