Que las clases de extensión escolar sigan en Alemania o Nueva Zelanda

Esteban Guerra - hguerra@larepublica.com.co

Si usted está interesado en que sus hijos tengan una educación complementaria mucho más gratificante, y quiere que vivan nuevas experiencias por fuera del seno del hogar, tenga en cuenta que en los colegios le ofrecen la posibilidad de que los niños viajen con un doble propósito: conocer nuevas culturas y afianzar los conocimientos en otros idiomas.

Los planes para hacerlo, en los más prestigiosos colegios de Bogotá, cuestan en promedio $10 millones por mes. La tendencia se está imponiendo es salir del país sin que se interrumpa el desarrollo de las clases, en los que se suelen denominar como 'programas de extensión'. Se llaman así porque no siempre implican un intercambio con estudiantes del exterior.

Los planes más comunes son los de instalarse por una corta temporada en países como Canadá, Alemania, Italia, Inglaterra y Nueva Zelanda. Estos programas por lo general incluyen alimentación, estadía en casas de familia, excursiones, entradas a museos, espectáculos culturales, seguros de salud, y hasta dinero en efectivo para que gasten los jóvenes, entre otros beneficios.

Las opciones son variadas y dependen del colegio desde donde se realice. LR le presenta algunas de las mejores alternativas. Si cree que su hijo puede complementar su aprendizaje por fuera del país, aproveche los beneficios que le ofrecen institutos como el Colegio San Bartolomé La Merced, el Leonardo Da Vinci, el Gimnasio Moderno y el Colegio Andino.

El Colegio San Bartolomé La Merced, por ejemplo, ofrece la posibilidad de hacer de uno a tres meses de estudios en el exterior.

Para los estudiantes que cursan el quinto grado, el colegio le da la posibilidad de realizar un viaje a Canadá. En ese país, el joven tendrá clases con profesores nativos y realizará actividades culturales en las que aprenderá más de la cultura canadiense en un mes. En este programa, su hijo estará internado en una institución que tiene convenio con el colegio.

Si su hijo cursa séptimo podrá ser enviado a Inglaterra. Allí, a parte de tener los anteriores beneficios, hará un tour por Europa y además recibirá clases de matemáticas y de historia. El valor está entre los US$2.650 y US$3.120.

Para este nuevo año académico que comienza, la institución abrió un tercer programa en el que los jóvenes de grado noveno viajarán a Nueva Zelanda,tendrán clases de inglés, matemáticas y una electiva. El valor está entre los US$5.000 y US6.000.

Para Maruja Ochoa, coordinadora de los programas de extensión académicos del colegio, estas experiencias que le brindan a los estudiantes son buenas ya que fomentan el aprendizaje a través de las experiencias. 'A través de nuestro programa bilingüe, los estudiantes viven nuevas experiencias y aprenden a ser más autónomos', explicó.

Viaje por toda Italia
Como un requisito para cursar el grado décimo, el Instituto Leonardo Da Vinci cobra $10 millones a los estudiantes para que realicen un viaje de un mes por Italia. En ese país, los niños tendrán la posibilidad de ir a museos, practicar el italiano, permearse de la cultura y disfrutar de planes culturales y académicos. A la vez que reciben sus clases normales, los estudiantes estarán en la capacidad de intensificar el idioma nativo del lugar.

Allí, los alumnos de la institución serán hospedados en hoteles 3 estrellas y tendrán un dinero adicional para que puedan gastar durante su estadía. Según el rector de la institución, Fernando Vita, estos programas en otros lugares del mundo promueven un intercambio cultural. 'Estas actividades son fundamentales para que los estudiantes puedan entender y aprender de nuevas culturas', precisó.

El Gimnasio Moderno va a Canadá
De los viajes más largos que pueden reaizar sus hijos mientras cursan el año académico, se encuentra el que ofrece el Gimnasio Moderno. Esta institución promueve un intercambio cultural con el país de Canadá, que dura alrededor de cinco meses, en el que los estudiantes pueden asistir a las clases correspondientes al curso en el que están; solo que en el sistema de colegios públicos de ese país. Durante la estadía de los jóvenes allí, vivirán con una familia canadiense y conocerán la vida cultural de esa nación. Los beneficios que ofrece este programa son alimentación, clases, paseos por nuevos lugares y visitas a centros culturales.

Alemania y Francia
Un programa similar a los anteriores, en el que los estudiantes gozan de todos los servicios, ofrece el Colegio Andino.
Esta institución, que se basa en el modelo de educación alemán, le brida a sus hijos la alternativa de salir del país, y conocer culturas como la francesa y la alemana, a través de paseos culturales y visitas a museos. También le permite a los jóvenes afianzar sus conocimientos del idioma alemán. La duración de este programa es entre Semana Santa y mediadios de julio. Los estudiantes serán albergados por familias que vivan en Berlín.

Iniciativas de las universidades para generar movilidad
No solo los colegios fomentan este tipo de salidas al exterior; las universidades del país también están interesadas en el intercambio cultural que se genera con la movilidad internacional.

La Universidad del Norte, de Barranquilla, promueve estos beneficios a través de diferentes programas como: intercambio académico internacional, doble titulación, práctica internacional, diploma complementario en estudios europeos, pasantía de investigación, y profundización en idioma extranjero.

Estas iniciativas son aprovechadas por los estudiantes para conocer nuevas culturas, y así generar mayor conocimiento del mundo y de las diferentes culturas. Adicional a las instituciones educativas, la empresa privada también promueve estas posibilidades. Los directivos de las compañías realizan estos programas para que los empleados traigan nuevas ideas que ayuden en la implementación de estrategias, que se conviertan en un factor de diferenciación en el mercado local.