Roma encabeza la lista de los cinco destinos religiosos más populares entre los colombianos

Kathy García - kgarcia@larepublica.com.co

El turismo religioso tiene cada día más acogida entre los colombianos. El plan de viajar a los lugares de peregrinación más famosos del mundo, para la conmemoración y muerte de Jesús, parece estar en auge.

De acuerdo con un sondeo realizado por Hoteles.com, motor especializado en búsqueda y reserva de hoteles mundial, los destinos internacionales preferidos por los colombianos para viajar en Semana Santa son: Ciudad del Vaticano, Jerusalén, París y México. Tradiciones, costumbres, fiestas y ceremonias de esta época atraen a miles de creyentes, que buscan aprovechar y vivir de otra manera las ciudades en los días de descanso.

En comparación con marzo de 2011, el incremento desde el punto de venta en Colombia es el siguiente: 'las reservas de habitaciones aumentaron en Roma en un 268%, en Jerusalén un 200%, en París en 137% y en Ciudad de México un 89%', explicaron voceros de Hoteles.com.

¿Por qué son tan populares? En estas ciudades se encuentran los más importantes monumentos de la religión católica. Visitar la Basílica de San Pedro en Ciudad del Vaticano esta semana, es tal vez la mejor oportunidad de los creyentes para ver al Papa predicando una misa. Así mismo, Jerusalén se transforma y se revive la Pasión de Cristo en todas sus calles hasta el Monte de los Olivos, o el Santo Sepulcro.

La Basílica de la Virgen de Guadalupe, en México, y la Catedral de Notre Dame, en París, albergan enormes filas de devotos, incluso hasta un par de días antes de que comiencen las celebraciones. Más de 15 millones de personas en Latinoamérica y Europa participan cada año en diferentes peregrinaciones y viajes de interés cultural y religioso. La idea es visitar lugares sagrados con el objetivo de cumplir penitencia, hacer una ofrenda o continuar con una tradición familiar. Los viajes son una experiencia de fe para revivir la historia. 'La Semana Santa es un momento importante para Hoteles.com, al igual que los demás días festivos, ya que las personas pueden viajar durante períodos más largos sin tener que solicitar tantas vacaciones del trabajo o de sus estudios', explica Kate Hopcraft, senior PR manager de Hotels.com.

El turismo religioso cuenta con un valor cultural que lo hace uno de los segmentos del mercado turístico con mayor fuerza durante los últimos años. 'Estamos viendo un mayor interés en la gente que busca viajar a destinos de importancia religiosa, pero que combinan a su vez espacios para divertirse y relajarse', concluye Hopcraft.

Tierra Santa guarda consigo los monumentos más memorables de la religión Judía, Islámica y Cristiana, por lo que se ha establecido como el lugar ideal para realizar turismo religioso y cultural. Las principales ceremonias se realizan en el Monte de los Olivos, Getsemaní y el Santo Sepulcro. Agencias de viajes ofrecen completos paquetes turísticos para vivir la fiesta.

La Catedral de Notre-Dame de París es una de las antiguas del estilo gótico en el mundo. Dedicada a María, madre de Jesucristo (de ahí el nombre Notre-Dame, Nuestra Señora), se sitúa en la pequeña Isla de la Cité. Cerca de 13 millones de turistas la visitan al año y es el hogar de la presidencia oficial del arzobispo católico de París.

La Basílica de San Pedro es tal vez el lugar más espiritual para la Semana Santa, luego de Jerusalén. Devotos de todo el mundo viajan a Roma para asistir a las misas que presidirá el Papa Benedicto XVI el Jueves Santo, el Vía Crucis del viernes o la misa del Domingo de Resurrección. Allí residen los restos de San Pedro, el primer obispo de Roma y uno de los doce apóstoles.

México es uno de los países latinoamericanos más devotos y especiales para celebrar la época religiosa. Su lugar insignia es la Basílica de la Virgen Guadalupe, que recibe mas de 14 millones de fieles cada año. El lugar tiene capacidad de albergar a más de 10.000 personas ubicadas en la parte central y en las nueve capillas del piso superior.

La Catedral de Sal de Zipaquirá es el templo religioso y el santuario más emblemático de Colombia, que recrea el viacrucis de Jesucristo. Ubicado en el interior de las minas de sal, ofrece una ceremonia contemplativa a través de sus efectos visuales. Este 2012 celebra los 60 años de la diocésis y los 59 de sus ceremoniales y tradicionales procesiones de la Semana Mayor.