Shenzhen, el pueblo de pescadores que es un destino de lujo en China

Felipe Lizcano

El metro cuadrado en el centro de Shenzhen cuesta US$20.000.

Lilian Mariño Espinosa - lmarino@larepublica.com.co

Las diferencias con Beijing se hacen evidentes en Shenzhen, una ciudad llena de edificios modernos de la provincia de Cantón al sur de China, que tiene menos de 40 años de construcción. En la actualidad esta metrópolis logró posicionarse como una de las cuatro capitales del país con mejores ingresos per cápita, luego de Beijing, Hong Kong y Shanghái, con un salario promedio de US$1.000.

Sin embargo, esto no es suficiente para que la mayoría de personas adquieran una vivienda, ya que en promedio, en el centro de la ciudad el metro cuadrado cuesta cerca de US$20.000, por lo que las personas tienden a vivir en arrendamiento, que cuesta cerca de US$200, mientras hacen las cuentas para lograr comprar un apartamento.

LOS CONTRASTES

  • Belisario MarínFundador promotora de turismo Belisario Marín

    “En Colombia la gente quiere hacer turismo en China por su cultura milenaria, además porque allí están las montañas de la película Avatar”.

La ciudad, cuna de la marca tecnológica Huawei, y que era solo un pueblo de pescadores hace 40 años, tiene una característica particular, y es que concentra en su centro las zonas más turísticas, así como los grandes hoteles y las oficinas de las marcas de tecnología más renombradas en el mundo, mientras que en la frontera se concentran la mayoría de viviendas de los locales.

Pasando la frontera del centro de la ciudad también se encuentra uno de los campus de Huawei HQ. (Foto: Felipe Lizcano)

La razón de este fenómeno, que separa tanto el centro de la periferia y que ubica a Shezhen como un destino ideal a la hora de conocer el gigante asiático, es la condición de economía especial que se le entregó al centro de la capital desde 1978, cuando el gobierno de China accedió y permitió tener un tipo de zonas especiales de comercio libre dentro del territorio.

El objetivo de esta delimitación era que el gobierno local pudiera establecer políticas públicas más liberales en términos económicos y comerciales para explotar en esta área características especiales, para años después, si la idea era exitosa, se pudiera empezar a implementar en el resto de la región.
Esto permitió el desarrollo de la ciudad y de la economía China, que en 1980 sintió una revitalización, especialmente en el sector de las telecomunicaciones, donde solo había para 1978 “4,05 millones de líneas y solo 2 millones de teléfonos conectados; con esto el porcentaje de penetración llegaba a solo 0,38% de la población; más bajo que el nivel de África, que está en el puesto 120 del ránking de conectividad mundial”, según relata el libro Huawei: Leadership, Culture, and Connectivity.

La decisión permitió que en solo 40 años el salario promedio pasara de US$100 a multiplicarse por 10, y equilibrar lo que pasaba en zonas como Hong Kong, donde el ingreso en ese tiempo era de casi US$2.000. Además, con esta política, la provincia pasó a ubicarse en el top del ranking de desarrollo en el puesto número uno entre los 31 estados que tiene el país.

Según ejecutivos de Huawei, uno de los impulsos para lograr este desarrollo en menos de 40 años, es que siempre se busca estar invirtiendo en desarrollo e innovación para nuevos productos y negocios, ya que se tuvo una fuerte influencia de Hong Kong, que queda únicamente a 28 kilómetros. Es por esta cercanía que la ciudad se convierte en una parada infaltable para quienes visitan el sur de China, además de que hay oferta de vuelos directos desde las principales ciudades de EE.UU.

Desde la capital se puede hacer el traslado a Hong Kong en autobús, autocar, tren o barco. Sergio Leung, guía turístico de Huawei, señaló que la mejor opción es alquilar un carro con permiso para cruzar la frontera. Sin embargo, si desean hacer el viaje en transporte público, los turistas pueden ir a Puerto Luohu; Futian; Huanggang; Shenzhen Wan; Wenjin Du; Jiantou Jiaozi, y también llegar directamente al Aeropuerto Internacional de Shenzhen Baoan.

Ahora, si quiere llegar por barco, puede ir a puerto Shekou o puerto Fuyon. De cualquier manera debe tener en cuenta que es necesario tener la visa, ya que ir a Hong Kong equivale a salir del país, por lo que los guías explican que la mejor manera de hacer el viaje en China es iniciar por Hong Kong para después hacer la entrada oficial al país, ya que la mayoría de visas que expide el Gobierno Chino solo tienen una entrada y ofrecen pocos días para la visita.

Ya estando en Shenzhen, además de la visita a la Ventana del Mundo, donde se puede encontrar un tributo a algunos monumentos de varias ciudades, también se recomienda ir a la Montaña de Lotus en el Lian Huan Shan Park, “allí está la estatua de Deng Xiaoping, fallecido líder de la República, y también se recomienda ir al último piso del Shun Hing Plaza para disfrutar de una panorámica”, explicó Leung.

Foto: Felipe Lizcano

Entre la ciudad lo más recomendable es transportarse por metro, del cual el Gobierno espera completar 18 líneas a 2030, ya que los costos son bastante bajos. El viaje para turistas cuesta desde 4 yuanes (US$0,58) más el costo por cada ocho kilómetros, que es de un yuan.

Cerca a la estación Shenzhen Bay Park de la línea 9, precisamente podrá encontrar el restaurante 1949 Quan Ya Ji, que tuvo su apertura recientemente y está entre los más ‘trendy’ de la ciudad. Además de este lugar, los guías también recomiendan el Jade Gardens, en la plaza de Jiu Fang, Star of Cantón Restaurant y Marshy Ford.

Foto: Felipe Lizcano

Finalmente, para hacer compras, la ciudad es recomendada para adquirir artículos electrónicos. Leung explicó que el mejor lugar para esta actividad es la plaza Huaqiangbei y para comprar ropa y zapatos se debe ir a la calle Dong Men Old.

Foto: Felipe Lizcano

*Invitada por Huawei.

TEMAS


China - Huawei - Turismo - Tecnología - Comercio - Moda