Sólo para millonarios: el shopping por el que se pelean las marcas de lujo

A 50 años de la inauguración, el lujoso Bal Harbor Shops busca duplicar la cantidad de locales con una inversión de US$ 400.000.

El Cronista

Mientras que a lo largo y ancho de Estados Unidos los shoppings atraviesan un dura crisis que obliga a muchos a cerrar, existe un centro comercial que no sólo exhibe buenos números sino que busca ampliarse para dar lugar a marcas que se encuentran en lista de espera.  A cincuenta años de su inauguración, Bal Harbour Shops es el negocio minorista de mayor éxito en los Estados Unidos con el nivel de facturación por metro cuadrado más grande del mundo y está buscando renovarse. Con una inversión de US$ 400 millones, se aprobó el plan de ampliación y remodelación con el que se busca duplicar la cantidad de locales.

Con marcas como Chanel, Louis Vuitton, Fendi, Gucci y Emporio Armani, entre otros, la ampliación sumará 31.622 metros cuadrados en nuevos locales y espacios a cielo abierto. Anticipan la llegada del primer Barneys New York, mejoras notables en la tienda de Neiman Marcus, la primera tienda en llegar a Bal Harbour shops, nuevos restaurantes, incluyendo Freds en Barneys. En 2017 se sumó con un local Vasalissa chocolatier, empresa fundada por las argentinas Dadi y Federica Marinucci .

“Estamos muy entusiasmados con este proyecto e  inversión ya que debemos asegurarnos el futuro de los Shops como líder global en el negocio de las compras de lujo,  visión que tuvo mi abuelo, Stanley Whitman, cuando desarrolló este negocio en 1960”, comentó Matthew Whitman Lazenby, Presidente y CEO de Whitman Family Development, la empresa familiar  propietaria y operadora de Bal Harbour Shops.  “Como empresa y como familia, siempre hemos creído que lo bueno para Bal Harbour Shops es bueno para la comunidad de Bal Harbour Village. Cualquier mejora que se realice en  el mall, beneficia directamente a la comunidad en la que está inmerso”, agregó.

Este nueva inversión de la familia Whitman le proporcionará al Village más de US$ 100 millones en beneficios públicos, incluyendo millones destinados al nuevo Community Park, la mejora de la alcaldía, dos hectáreas adicionales para Bal Harbour Village, y millones en impuestos anuales que sostendrán a la comuna por los años venideros.

TEMAS


compras