Tómese el mismo champagne con el que cenaron en el Titanic

Expansión

Henri-Abelé, que firmaba el champagne que se sirvió en el último banquete del prestigioso barco Titanic, conmemora el centenario del hundimiento con una edición limitada de un brut fresco y afrutado muy similar al que fue servido durante esa trágica noche.

Han pasado 100 años desde que el transatlántico más lujoso y más grande del mundo se hundiera en las frías aguas del Océano Atlánico, y aún siguen desarrollándose miles de teorías sobre lo que allí sucedió, las historias de los que allí viajaban o cómo se sucedieron los últimos acontecimientos.

No extraña que para recordar ese fatídico centenario, el 2012 se haya plagado de acontecimientos, más o menos originales, entre exposiciones, creaciones a escala real de los interiores del barco o representaciones del último banquete en el que participaron varias personalidades de la época, entre otros. Precisamente, en aquella última cena de gala del 14 de abril de 1912, el menú vino a cargo del gran chef August Escoffier, uno de los cocineros más famosos e influyentes de la época. Entre los platos que se sirvieron, destacaron el salmón ´poché´, el cordero con salsa de menta y el rosbif de lomo de buey: todo regado con el champagne Herni-Abelé, una de las tres maisons más antiguas del mundo, propiedad hoy del grupo Freixenet. Se trataba de un brut fresco, afrutado y elegante, elaborado con una selección de variedades clásicas Chardonnay y Pinot Noir, junto con una sutil concentración de Pinot Meunier.

Un vino muy similar al que, cien años después, el enólogo de Henri-Abelé, Franck Nicaise, junto a la fundación del Titanic, ha creado para la edición limitada Cuveé Titanic, con un estuche especial y una etiqueta en la que se ha grabado la imagen del transatlántico en el puerto de Southampton. Ha salido al mercado con un precio de US$53. La iniciativa ha tenido un éxito masivo y, desde el pasado 14 de abril, el champagne se agotó en los mercados.

Lo que sí está claro es que todo lo que esté relacionado con el famoso barco cuenta hoy con el beneplácito de aficionados y coleccionistas alrededor del mundo, que no dudan en ampliar su variedad de fetiches y artículos de colección con todo lo que está relacionado con las últimas horas de la icónica embarcación.