Un aleman le arrienda islas de vacaciones a Bill Gates y Cristiano Ronaldo

Ripe

Donde el resto del mundo solo ve anodinos puntitos en la parte azul del atlas, Farhad Vladi puede leer historias fabulosas, anécdotas imborrables y paisajes arrebatadores.

Una historia donde confluyen islas, sueños y viajes fascinantes tenía que arrancar de la lectura de libros como La isla del Tesoro y Robinson Crusoe. La semilla prendió en ese niño, hijo de un empresario persa y un ama de casa alemana, nacido en Hamburgo en 1945. Concluida su carrera de económía, se topó con un anuncio quedaba cuenta de una isla en venta en el Índico por una modesta suma, pero cuando llegó, el precio era desorbitante.

'Me resultaba imposible pagarla. Pensé buscar un comprador y llevarme la comisión para empezar a ahorrar para mi propia isla'.

Desde aquel 1971, Vladi ha intermediado en cientos de operaciones y ha cumplido su sueño: es propietario de un rincón de Nueva Zelanda. Cinco años después ya había vendido 50 islas y abría oficina en Halifax. Actualmente vende alrededor de 30 anuales, con una comisión entre el 6 y el 8%, pero son muchas más la que alquila. Además, el año pasado abrió oficina en Shanghai y fundó una agencia de viajes.

Continúa haciendo viajes de prospección para agrandar la principal colección de fotografías de islas del mundo. 'Creo que he tomado fotos de unas 12.000'. Se le relaciona con transacciones de islas en manos de Rudolf Nureyev, Steve Forbes, Paul Allen (co-fundador de Microsoft), Johnny Depp, Mel Gibson y Nicolas Cage, entre otros. Por petición de la Familia Real británica, organizó el año pasado la luna de miel de Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton, para los que eligió North Island, en Seychelles. Desde Bill Gates a Cristiano Ronaldo, son muchos los que acuden a sus servicios de alquiler cuando buscan un lugar discreto y solitario para pasar sus vacaciones.

Farhad distingue entre islas de calidad y 'para aventureros'. Según el empresario, 'sólo un 10% de las que hay en el mercado se encuentra dentro del primer grupo. Las demás, o tienen fauna o flora peligrosa, o están en sitios conflictivos o muy mal comunicadas. Nadie medianamente inteligente compra una isla situada a más de 90 minutos en avión de un buen hospital'. Reconoce que, con la crisis, 'el precio de las pensadas para aventureros ha caído drásticamente, hasta un 50%'. El valor de ese 10% de calidad se mantiene estable y ligeramente al alza. 'Es difícil que salgan al mercado, sólo en casos de muerte, ruina o divorcio. Nadie se quiere desprender de ellas, pesan razones sentimentales'. A favor de la compra juegan la facilidad en las comunicaciones y el autoabastecimiento. En contra, la mentalidad de los nuevos millonarios. 'Onassis ya no es un referente. Los ricos y famosos de hoy prefieren alquilar a comprar. Cristiano Ronaldo es un ejemplo. El verano pasado le arrendamos Tagomago, cerca de Ibiza, pero no creo que quiera atarse a un sitio fijo. Los jóvenes millonarios no compran', insiste.

Ha vendido más de 2.000 islas en su vida
Vladi tiene en la actualidad 800 islas en su portafolio de venta o alquiler. 'Lo mejor está en Europa, Norteamérica y Caribe'. No se muestra esperanzado con los nuevos millonarios asiáticos para aumentar su cartera de clientes. 'Los chinos consumen artículos de lujo que no requieren tiempo, porque ni siquiera tienen vacaciones, y una isla necesita de éstas para que se disfrute deverdad', concluye.