Un universo de cubismo y colores brillará en Usaquén

Marcela Chacón Sierra - mchacon@larepublica.com.co

En los días de agosto que se avecinan, miles de cubos llenarán de color y de innovación las nuevas obras de la localidad de Usaquén.

Desde el próximo jueves 2 de agosto, la galería presentará Impulsos Cromáticos, el trabajo más reciente del artista bogotano Danny Esquenazi, que demostrará en estas nuevas obras una coherente evolución de sus argumentos anteriores, donde nuevamente es protagonista una sensibilidad racional, abstracta, geométrica y un juego con los colores.

La muestra, curada por Eduardo Serrano, presenta un cambio en los planteamientos del artista, que en sus nuevas producciones mantiene el carácter heterogéneo. Pero que, en palabras de Serrano, “ No asumen variables cromáticas ni formales que dependan del punto de vista de los movimientos del observador.”

La exposición ‘Impulsos cromáticos’ de Danny Esquenazi, que el público bogotano podrá disfrutar hasta el 31 de agosto, llenarán la galería con módulos cúbicos, realizados en materiales que evidencian una proximidad al lenguaje de la arquitectura.

Un punto muy interesante del trabajo de Esquenazi es que su universo creativo se debate entre la pintura y la escultura, dado que el artista da la misma prioridad a las superficies, a través de las que expone sus pensamientos, pero también a un avance en el espacio con nuevas técnicas tridimensionales.

Sobre las obras que se exhibirán en la galería, Serrano comenta que el artista aprovechó al máximo el poder de impacto que tienen los colores en las personas.

“Esquenazi lo hizo, no sólo para seducir al observador con el animado cromatismo de su obra, sino para activar sutilmente los más variados, e incluso, contradictorios estados anímicos”, explicó el experto.

Para el curador de las obras del bogotano, “las investigaciones han demostrado que para la mayoría de los individuos, los colores análogos producen una sensación de armonía y unos complementaros de agresividad”. De esta forma, Esquenazi usa el color en sus estructuras para reflejar el ánimo del hombre contemporáneo, que puede pasar de la serenidad a la irritación, en los volátiles ambientes del mundo contemporáneo.