Bitácora de viaje hacia el buen periodismo

El periodismo del mundo enfrenta el reto de mantenerse en este cambiante globo terráqueo que parece lanzarle el guante para batirse en duelo en defensa de la verdadera calidad.

Asistimos en Cádiz, España, a la Asamblea de la Sociedad Interamericana de Prensa, SIP, que congrega a 1.300 publicaciones del hemisferio. En una especie de retiros espirituales, los gurús del periodismo y de los medios impresos, evaluaron el momento histórico frente al internet.

Estos "retiros" sirvieron para analizar con cabeza caliente la frialdad con la cual los medios están viendo el acecho de las redes sociales y cómo la calidad del buen contenido se valorizará frente a la información gratis en Facebook, Twitter, Google o cualquiera otra.

La SIP deliberó sobre cómo mantener la verdad y la información de calidad en medios como los conocemos ahora. El ex director de El País de España y consejero Delegado del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián pidió asumir el reto porque internet es visto como el malo del paseo y que esa revolución tecnológica amenaza al periodismo o los medios escritos.

La buena información y el análisis siempre serán bienvenidos para los lectores.  Eso explica por qué los fines de semana en Estados Unidos viene creciendo a casi el 50% la inversión publicitaria en los periódicos hechos para lectores amantes de disfrutar lo bueno y pagar por obtenerlo.

Estudios de Nielsen han confirmado que el 92% de los consumidores en el mundo confía en Earned Media, o los artículos en periódicos, con un aumento del 18% en 2011 en comparación con el 2007.

El futuro del periodismo y su importancia para la opinión pública no está en discusión, sólo los periodistas deben mostrar tenacidad para definir el rumbo y tomar la ruta correcta por el camino apropiado. En este duelo sólo sobrevivirán los mejores.

Con los cambios por las nuevas tecnologías, nada fácil es mantenerse como lo ha logrado La República, reconocido como un diario de referencia, porque tenemos claro cómo conectar los contenidos del impreso con las expectativas y necesidades de sus lectores.

En medio de estas reuniones leímos al escritor José Sanclemente, economista y ex presidente de la Asociación de Editores de Diarios Españoles, quien asegura que el periodismo y los periódicos bien escritos no desaparecerán, ganarán un espacio en el presupuesto de los compradores.

La información digital no debería ser vista como una amenaza para los medios ni el periodismo. En Cádiz fue recurrente el ejemplo de cómo los medios y el mundo se enteraron de los pormenores de la Primavera Árabe a través de las redes sociales, pero los periódicos profundizaron en el análisis.

El modelo de negocio en la red, según Cebrián ha cambiado por la inmediatez de las redes e internet, pero Sanclemente se atreve a apostar por la supervivencia de los periódicos y la información bien presentada.

Sanclemente asegura que "Los periódicos no han muerto, pero deben volver a servir de contrapoder" y todavía hay una batalla para ganar porque el 47% de los inversionistas confían en la publicidad de la televisión, las revistas y periódicos.

Eso sí, Sanclemente añora los periodistas que aman la investigación, que contrastan las fuentes, buscan la objetividad y las verdades "que no han tirado la toalla" en su papel de dar la voz al que no la tiene, que es por lo que nació el periodismo.

Coletilla: "Somos fruto de nuestros deseos y decisiones… el futuro del periodismo será el que los periodistas queramos", Juan Luis Cebrián.