Carrera contra los robots

Erik Brynjolfsson y Adrew P. McAfee, director el primero e investigador el segundo del centro de tecnología y productividad del MIT, acaban de publicar un libro titulado “Race Against the Machine” en el cual afirman que alguna parte de los 12 millones de desempleados estadounidenses perdieron sus empleos recientemente como consecuencia de las nuevas tecnologías.  Curiosamente, los libros anteriores de estos dos expertos se enfocaban sobre los beneficios de la tecnología avanzada, comentó The New York Times.

La tecnología siempre ha desplazado a los trabajadores de sus empleos.  En 1930, el economista John Maynard Keynes, habló del “desempleo tecnológico” y lo definió como la incapacidad de la economía para crear empleos más rápido que los que se perdían por culpa de la automatización.

Pero los profesores aludidos argumentan que el paso de la automatización se ha acelerado en años recientes debido a una combinación de tecnologías que incluyen la robótica, las máquinas de control numérico, los inventarios administrados por computadora, el reconocimiento de la voz, el comercio en línea, el “autocad” y el vaciado tridimensional de piezas en capas.

Programas inteligentes en computadoras baratas les están dando a las máquinas capacidades que alguna vez fueron características de los seres humanos, como captar la voz humana y responder a sus órdenes, traducir de un idioma a otro y reconocer patrones.  Debido a esto la automatización ha comenzado a incursionar en el sector de los servicios, en sus centros de llamadas, en el mercadeo… labores que todavía suelen ocupar gran parte de la población.

Tras el fin de la recesión en junio de 2009 han incrementado las compañías estadounidenses en 26% sus gastos en programas y equipos, en tanto que sus nóminas han permanecido estables. Y las empresas que figuran en el índice de las 500 empresas más importantes van a participar este año con sus utilidades en  el mayor porcentaje del PIB registrado en 50 años. La productividad les está creciendo al 2,5%, la mayor tasa de las últimas décadas, eso sí, sin crear nuevos empleos, concluyen los profesores citados.

Conducir vehículos se había considerado como una actividad en la cual las computadoras no podían reemplazar a los humanos, porque las máquinas no tenían la capacidad de reconocer y reaccionar ante los objetos móviles en tiempo real.  Pero hace poco, Google anunció que ya tenía vehículos manejados por robots en las autopistas estadounidenses, con la participación ocasional de un humano sentado en el asiento trasero.

Los autores reconocen que las computadoras no funcionan bien en situaciones que requieren intuición y creatividad, grandes destrezas humanas.  Pero la asociación entre ambos marcará la ruta de la creación de empleos en el futuro.  No se trata de competir contra las máquinas sino de competir con la ayuda de ellas,  concluyen nuestros expertos.

El autor de esta nota recuerda la frase: “mientras más máquinas existan haciendo el trabajo de los hombres, más hombres habrá haciendo máquinas”.  Pero se preocupa, porque esto se puede cumplir en los países educados, ricos… en cambio, en los países en desarrollo, con instituciones tan incompetentes como casi todas las nuestras, la sustitución no es nada clara, más y más colombianos subempleados y desempleados existirán entre nosotros.