Cómo el espíritu empresarial puede arreglar Haití y Cuba

Abrazando el espíritu empresarial puede ser la clave para desencadenar el desarrollo económico sostenible en los estados fallidos, las situaciones posteriores a los conflictos y las economías en transición.

El espíritu empresarial, en lugar de la ayuda exterior, en estas situaciones puede ser más eficaz en la creación de un crecimiento económico sostenible, según un nuevo estudio realizado por la Fundación Kauffman.

El estudio, "Entrepreneurship y el proceso de desarrollo", se centra específicamente en Pakistán, pero es muy aplicable para otros países frágiles y en transición, donde la ayuda extranjera ha producido pocos beneficios tangibles.

El informe concluye que los programas de ayuda son ineficaces y el espíritu empresarial es un componente integral de la conducción del proceso de crecimiento. Los empresarios crean puestos de trabajo y riqueza local y con el tiempo se convierten en una presión positiva en el gobierno, abogando para reformas políticas y económicas positivas.

Hay al menos tres casos en los que podrían ser aplicados en América Latina. Haití es el primer país que se viene a la mente, ya que comparte algunas similitudes con Pakistán. Se ha enfrentado a los conflictos, los desastres naturales y a un círculo vicioso de la pobreza. La desigualdad es muy alta y grandes cantidades de ayuda extranjera han sido ineficaces para impulsar el crecimiento económico.

Los otros dos casos, Cuba y Venezuela, son un poco diferentes, pero ambos se beneficiarían de una revolución empresarial. Cuba está pasando por una transición gradual hacia una cierta forma de capitalismo, pero el progreso y el éxito final es incierto. El futuro de Venezuela depende de cuánto tiempo Hugo Chávez puede mantener su control del poder, sin embargo una transición hacia un gobierno de oposición parece posible en esta década. El fin del socialismo del siglo 21 podría verse un poco enredado.

Un aumento en la actividad empresarial, en lugar de grandes dosis de la ayuda exterior o la inversión extranjera, ayudaría a estos tres países a establecer sistemas económicos más sostenibles. Tanto la asistencia de la ayuda y la inversión extranjera tienen algunos beneficios, pero ninguno de ellos ha demostrado ser suficiente para conseguir un cambio duradero y sostenible. Una de las razones es que ambas son soluciones extranjeras a los problemas locales.

A pesar de décadas de ayuda extranjera, tanto Haití como Pakistán siguen siendo insuficientemente desarrollados. El estudio de Kauffman argumenta que la ayuda extranjera fomenta la corrupción y disminuye la necesidad de que el gobierno desarrolle una relación de confianza con sus ciudadanos.

En los últimos años ha habido más de un argumento a favor de la inversión extranjera. El capital extranjero puede ser integral en la construcción de capacidades locales, la introducción de nuevas tecnologías y el desarrollo de nuevas industrias. Pero normalmente excluye la perspectiva local.. Sin la participación o propiedad local, los beneficios y los recursos no pasan mucho tiempo en el país en desarrollo. En los países con debilidad en las instituciones es poco probable que las empresas extranjeras desarrollen raíces locales. Cuando estalla una crisis o preferencias del mercado cambian pueden sacar y seguir adelante fácilmente.

Los empresarios son mejores en la detección de las oportunidades locales y en mantener las ganancias en el país. Las pequeñas empresas son más efectivas que la ayuda externa a la creación de puestos de trabajo y la prestación de servicios. Ellos también son mejores para saber qué cambios de política son necesarios.

Los enfoques de la ayuda y la inversión están siendo juzgados en Haití y no está llegando a la mayoría pobre. Todo el dinero extranjero que entra en una transición de Cuba o Venezuela será contaminado, presentando un blanco fácil para aquellos que desean mantener el status quo.

El espíritu empresarial es la mejor respuesta, aunque admito que no es como agitar una varita mágica y decir: "¡Gran idea, vamos a tener más iniciativa empresarial!". Como el estudio pone de relieve lo que se necesita son políticas que abran el comercio y simplificar el proceso de arranque y registro una empresa. Esto requiere cambios en la política y en la voluntad política, pero hay un montón de ejemplos (ver el índice Doing Business del Banco Mundial) que muestran la importancia del espíritu empresarial.