Convenciones residenciales: ¿democracia o show?

Arrancan las convenciones de republicanos y demócratas, abriendo oficialmente las compuertas para ganar la casa blanca de la primera economía del mundo.

Pero, pregunto, son estas convenciones necesarias como parte del proceso democrático o es puro gasto público, con un país de por sí endeudado, para que corporaciones, uniones, medios y grupos especiales disfruten, hagan contactos y negocios.

Primero: ¿Qué son las convenciones? Básicamente cada cuatro años, en el año electoral, los delegados de cada partido se reúnen en una convención nacional antes de la elección nacional para escoger a su candidato.

Cada grupo de delegados por cada estado escogen a su candidato. Hay discursos, demostraciones de apoyo, críticas al otro partido. Al final, el candidato que obtiene la mayor cantidad de delegados se lleva la nominación presidencial.

¿Quién paga? Vamos con los números. En 1980 ambas convenciones -republicanos y demócratas- costaron cerca de US$16,4 millones. En la del 2008, ambas costaron US$184 millones. Esto es casi un 8% de crecimiento anual (la inflación ha sido 2%-3% en el periodo).

¿De dónde sale el dinero? En 1980 el 6,7% provenía de contribuciones privadas y el restante subvenciones del gobierno estatal, local y federal. En 2008, al revés, el 80% del gasto provino de contribuciones privadas y el restante del gobierno.

¿Qué pone el gobierno federal para ambas convenciones? US$36 millones son para globos, pancartas, señales, licor y extras. Otros US$100 millones para cubrir seguridad. O sea, en las convenciones del 2012 los contribuyentes pagaran US$136 millones.

Esta es una de las razones por que los críticos dicen que las convenciones son una perdida de tiempo. En una país que cada día esta mas endeudado, donde la deuda llega a US$16 billones, mas de lo que produce y un alto déficit, no es razón para que los contribuyentes paguen US$136 millones y para beneficiar a los grupos de interés.

Aquí entra el segundo punto: el juego de influencia. ¿Quién va a pagar donaciones de $1 millón, $500 mil, $250 mil para tener acceso a los políticos durante la convención? Las corporaciones, las uniones, los grupos de poder. Recordemos que el 80% del dinero viene de aportaciones privadas.

La tercera crítica es que es un carnaval porque ya el candidato ha sido elegido desde antes en un proceso llamado “primarias” donde los candidatos compiten en diferentes estados por la nominación. La convención es mas formalismo y oportunidad para hacer relaciones, recoger dinero a costa de los contribuyentes.

Infomercial: los críticos dicen que es un evento más televisivo en beneficio de las televisoras que para el proceso político. Entre 13 a 15 mil periodistas van a buscar mas un momento de fama, porque las noticias que se generan en el evento son muy pocas

Sin embargo, los defensores de las convenciones hay razones de peso para decir que ellas son parte importante de la democracia estadounidense.

Primero es el factor histórico: las convenciones nacionales se vienen realizando desde 1832 lo que esta engranado en el proceso democrático del país. Segundo: es importante para el proceso democrático porque es en la convención nacional donde se definen la visión, los lineamientos del partido para atacar los retos que enfrenta la cosa pública.

Tercero: no solo ayuda a unir las voces del partido en una misma causa, es el momento que la mayoría de los votantes prestan atención, se informan y comienzan hacer sus apuntes para elegir el candidato que consideran es el mejor. Cuarto: efecto económico. Se esperan 50 mil personas en la convención republicana y algo similar en la demócrata. Lo que es preparación, construcción, cuartos de hoteles, transportes, consumo. Y como millones estarán prestando atención a lo que pasa es la oportunidad para la publicidad.

El debate sigue y seguirá. Pero, donde todos están de acuerdo es que comenzó uno de los procesos más apasionados y excitantes en Estados Unidos: las elecciones presidenciales.

Toma nota.