Cuidado con el crédito

Estados Unidos no se repone aún de la crisis económica que estalló en 2008 a raíz de la cesación paulatina, en el pago de los créditos que, por concepto de financiación de vivienda habían adquirido millones de personas. Esto llevo a la quiebra de instituciones tan reputadas, como Lehman Brothers, Merrill Lynch y Goldman Sachs, obligando al gobierno estadounidense a salir al rescate de los bancos.

¿Por qué se produjo este fenómeno en la cuna del capital? Simplemente porque los bancos actuaron alegremente a la hora de otorgar los créditos y no aplicar el rigor debido al estudiar la capacidad de pago de los deudores.

Hubo exceso de confianza de los bancos a la hora de prestar  y las titularizaciones de los créditos hipotecarios empezaron a pasar de mano en mano, lo que suponían nuevos créditos y nuevos deudores.

Transcurridos casi cuatro años desde que estallo la crisis financiera, el país del norte aun no se ha repuesto de los efectos funestos de la misma: el desempleo sigue por encima del 9%, algo pocas veces visto, la actividad constructora continua deprimida, miles de inmuebles especialmente en el estado de la Florida se ofrecen a precios menores a su precio real, el desempleo se disparo.

Los efectos en el exterior se han hecho sentir: merma en las exportaciones hacia Estados Unidos, apreciación de nuestras monedas, disminución de remesas y repatriación de personas, entre otras. Lo sucedido en los Estados Unidos debe alertarnos para que esos riesgos no se produzcan aquí. En Colombia hay síntomas inquietantes que hacen pensar que el sector financiero empieza a tener exceso de confianza a la hora de otorgar los créditos. El Superintendente Financiero, Gerardo Hernández, dijo que "está verificando que el crecimiento de la cartera de consumo no sea por la relajación de estándares en el otorgamiento de préstamos".

Según la revista Dinero, el gerente del Banco de la República, José Darío Uribe expresó su preocupación porque "el crédito está creciendo por un periodo prolongado a tasas altas. Los datos de las últimas semanas parecieron sugerir que ese aumento se ha venido acelerando, en particular, el crédito de consumo". El crédito es confianza y los excesos de crédito son excesos de confianza, manifestó el mismo.

El Banco de la República expone cifras preocupantes, la cartera riesgosa aumento a $14,8 billones en febrero de este año frente a un valor de $14,5% billones en Agosto de 2011. En este mismo periodo de tiempo, la cartera morosa de consumo creció 15,1% y de microcrédito 18,2%.

La Superintendencia Financiera informó que el cupo de endeudamiento por tarjetas de crédito aumentó en $12,4 billones pasando de $27,5% billones en 2010 a $40,35 billones en el 2012, expreso el Superintendente Financiero.

Esta situación puede haber sido estimulada entre otros factores por la alta rentabilidad que tienen los bancos; en este primer trimestre las utilidades de estas instituciones fue de $2,35 billones.

El alto crecimiento del cupo de endeudamiento por tarjetas de crédito genera sobreendeudamiento, situación inconveniente pues, esta capacidad de endeudamiento se puede estar utilizando para cubrir otras deudas.

Como dijo el Ministro de Hacienda Juan Carlos Echeverri: "los colombianos no deben hacer las cuentas de la lechera, hagan cuentas serias.
Si hay capacidad financiera para endeudarse, háganlo, de lo contrario, absténganse".

José Dario Salazar Cruz
Analista