Ecos de una deuda por la Cumbre

Por algo dicen que todo lo del pobre es robado. Colombia pasó de ser anfitrión de la Cumbre de las Américas, con proyección mundial, a ser la sede de un evento lleno de anécdotas y escándalos, pero sin una declaración final ni con los logros esperados de una reunión con líderes como el presidente de Estados Unidos Barack Obama.
 

Por fortuna para nuestro país, al menos se logró una definición en el sentido de que el tratado bilateral de libre comercio con preferencias arancelarias entre Colombia y Estados Unidos entrará en vigencia en la segunda quincena del mes de mayo de 2012.
 

Para Colombia, Estados Unidos es un mercado atractivo con más de 310 millones de compradores, un Producto Interno Bruto (PIB), superior a los US$15 billones, y un PIB per cápita de US$46.800. Nada mal después de tanta espera.
 

Pero hubo varios lunares, más que anecdóticos, que han sido el comentario político y económico en casi todos los medios del mundo y especialmente en Estados Unidos por el comportamiento de la guardia personal de Barack Obama.
 

Pocas veces como ahora han coincidido prestigiosos medios como The New York Times, Bloomberg News y las redes sociales que se han encargado de propagar comentarios en todo sentido sobre el lamentable lapsus de nuestra artista Shakira cuando intentó interpretar el himno nacional de Colombia, que se sumó a la situación de los agentes de seguridad del presidente estadounidense.
 

Igualmente, también en Estados Unidos alcanzó eco el obsequio del burro que se anunció a Obama como gesto de bienvenida, teniendo en cuenta que ese noble animal es el símbolo del partido Demócrata desde 1838.
 

Los Republicanos tienen al elefante como imagen, pero en Colombia es mejor no hablar de esos paquidermos, ¡porque en casa de ahogado no se mienta soga! O sino 'remember' el proceso 8.000.
 

Los comentaristas, congresistas, blogueros y periodistas de Colombia y Estados Unidos se han concentrado en el tema de la seguridad, mientras los agentes de Obama se entretenían con chicas.
 

Pero viendo el vaso medio lleno de esa crítica, que se ha centrado en que pudo ser grave; para nosotros sirve como ventana para mostrar que Colombia es un país que se puede visitar, sin peligro. Y que incluso el Presidente de la primera potencia mundial pudo rondar por la bella ciudad amurallada y disfrutar del Caribe colombiano en la Heroica.
 

Los congresistas en Washington se quejaron del peligro grave, porque mientras los agentes se divertían tenían en su poder el itinerario de los desplazamientos de Obama por Cartagena de Indias, y por eso fue más riesgosa la actitud de los encargados de su seguridad. Pero pese al escándalo, Obama pasó por aquí, sin novedad.
 

Otro que quedó como en las mismas fue el pueblo de Turbaco que tuvo que conformarse con una nota diplomática y unas "muchas gracias" en español que les dejó Obama, por el intento de regalarle al burrito "Demo", una abreviatura del nombre del partido de gobierno en Estados Unidos.
 

Los turbaqueños querían tener la visita de un presidente que sienten cercano por la coincidencia en el color de su piel, pero eso será en otra cumbre, con otro himno y quizás sin tanta seguridad y menos escándalo.
 

Por ahora me despido y estaremos ausentes un par de semanas, mientras atendemos la reunión de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), del 20 al 23 de abril en Cádiz, España.