El carbón: nuevos retos en pro del sector

En mi columna de hace un par de semanas hablé sobre el buen momento que pasa el país especialmente por su creciente exportación de materias primas, mencionando el auge del petróleo y del sector minero. En esta oportunidad me gustaría detenerme un poco más en este último tema, especialmente en el carbón.El país cuenta con grandes reservas de carbón. Las minas se encuentran principalmente en Boyacá, Antioquia, Cundinamarca, Norte de Santander, Valle y La Guajira. A través de los años Colombia se ha convertido en el cuarto país exportador mundial del carbón y, a raíz de su alta demanda, los grandes productores están ampliando sus minas, mejorando vías férreas y puertos. La industria carbonífera de Colombia vende gran parte de su producción a Estados Unidos y Europa. En estos últimos años se está enviando a China y la India mercados que no eran en un principio tan atractivos por las grandes distancias.En cifras, durante el 2011 el país extrajo 85 millones de toneladas de carbón aproximadamente. Para este año se espera aumentar a 97 millones de toneladas, impulsado por compañías como Drummond, Glencore, y Vale de acuerdo a lo informado por el ministro de Minas y Energía, Mauricio Cárdenas.La producción de El Cerrejón en La Guajira, el más grande exportador de carbón de Colombia, espera esté alrededor de los 34 millones de toneladas para este año.Los principales productores como Drummond, Glencore y las compañías propietarias de El Cerrejón cuentan con su propio puerto e instalaciones ferroviarias. Otros productores centrales dependen de las carreteras para transportar el carbón a los puertos aumentando los costos.El segundo mayor exportador de carbón en Colombia es Drummond. La compañía de capital estadounidense tiene derechos mineros en Colombia desde la década de los ochenta y produce carbón térmico de alta calidad. Hace pocos días el presidente de la firma Augusto Jiménez afirmó que espera una producción de cerca de 9 millones de toneladas en la mina El Descanso y de 20 a 21 millones de toneladas en la mina La Loma este año, agregando que la compañía ha vendido casi todo su carbón para el 2012. Adicionalmente tienen un proyecto de construir un nuevo puerto con una capacidad de 60 millones de toneladas al año.Sin embargo, el invierno ha afectado notablemente la producción. En el caso de Drummond han perdido dos millones de toneladas el año pasado a causa de las fuertes lluvias. En este sentido existe un mayor riesgo de inundaciones para las mineras que tienen operaciones a cielo abierto como El Cerrejón, Drummond y la filial Prodeco de Glencore.Además de la ola invernal que ha afectado a todos los productores, ¿qué otros temas deben preocupar a la industria carbonífera? ¿Qué retos enfrenta el sector?Mientras el país avanzó en temas de seguridad lo que abrió paso a la inversión extranjera, la débil infraestructura está causando obstáculos ante el aumento de solicitudes de licencias mineras. Por esto se requiere implementar prontamente proyectos de puertos y ferrocarriles. De igual forma hace pocos días el gobierno suspendió la entrega de nuevas concesiones mineras con el fin de poner orden a su extracción de pequeña escala. El sector se ha visto afectado por una serie de explosiones de minas que han provocado la muerte de algunos trabajadores. En este sentido la seguridad industrial debe ser un reto clave dentro de las compañías, un valor fundamental.Sobre el tema ambiental es importante aclarar que los países están trabajando para cumplir con el acuerdo mundial de reducciones de emisiones de carbono para el 2020. Aunque el país ha sido favorecido por las características de su carbón que son de bajo contenido de humedad, cenizas y azufre y lo han hecho competitivo frente a otros mercados es necesario cumplir con los requerimientos ambientales y que éstos no desfavorezcan las condiciones de vida de las personas que viven alrededor de las minas, en algunas poblaciones se ha reducido al mínimo la producción de alimentos.Todos estos factores son retos para este sector y se deben ir desarrollando de la mano para lograr la competitividad y rentabilidad adecuadas.