El caso Bankia

Este año Bankia, – el tercer mayor banco de España por activos-, ha sido  el centro de las preocupaciones del sistema bancario español debido a sus pérdidas consolidadas y  a las de su matriz, Banco Financiero y de Ahorro (BFA).

El BFA nació en el 2010, compuesto mayoritariamente por la Caja Madrid en un  52,06 % y Bancaja  en un  37,70%. El BFA fue accionista único de Bankia hasta su salida a bolsa, a mediados de julio del año pasado, cuando la acción salió con un precio de colocación de €$3,75.

A principios de este año se especuló  que el recién elegido gobierno español  buscaba fusiones entre Bankia y otros grandes bancos del país, como BBVA  o CaixaBank. Finalmente, a principios de mayo el Gobierno español confirmó que tomaría una participación mayoritaria en el capital del grupo BFA-Bankia con el fin de sanear la entidad y recuperar la confianza de los mercados, al tiempo que se comprometió a aportar todo el capital necesario para limpiar la entidad de activos tóxicos. Esta medida se dio tras conocerse un desfase patrimonial en las dos instituciones de alrededor  de US$4.550 millones.   
 
Las dudas, sobre su capacidad de cumplir con sus responsabilidades financieras, se han reflejado en el valor de su acción. Las acciones de Bankia, han caído un 70 %  desde su salida a bolsa en julio del año pasado. Los accionistas de la española Bankia enfrentan a una complicada batalla para lograr algún tipo de compensación por la abrupta caída del valor de su inversión a menos de un año de su colocación en bolsa, debido a los costos y la dificultad de demostrar quién tuvo la culpa.  

BFA-Bankia estaba considerado como el más expuesto al crédito del sector inmobiliario con €$37.517 millones a finales de 2011, con una tasa de morosidad en este segmento del 28 %.

Desde el inicio de la crisis el Gobierno ha tenido que intervenir cuatro entidades -CCM, Cajasur, CAM y Banco de Valencia y nacionalizar otras tres -Unnim, CatalunyaCaixa y Novacaixagalicia , además de Bankia. El gobierno ha tenido que inyectar alrededor de €$15.000 millones en la reestructuración de la banca sin incluir BFA-Bankia.

¿Los problemas del sector bancario español terminarían con el control del Bankia y su matriz por parte del Estado?
 Al parecer no, la economía española se contrae y la morosidad en los préstamos sigue en un punto bastante alto.

Por ahora, ante las presiones sobre España se ha puesto en marcha un proceso de evaluación de la banca española por auditores independientes internacionales.

El salvamento de Bankia puede ascender a más de €$18.000 millones y aunque la zona euro acordó, el fin de semana pasado, prestarle al país hasta  €$100 mil millones, el monto estará sujeto al  resultado de la auditoria externa, que, al parecer, llegará en poco  más de tres semanas.

Esta ayuda  que otorgan los líderes europeos es directa al sistema financiero español. La presentación política, la forma, y el costo final de la ayuda, el fondo, harán  la diferencia entre  una  vía directa o indirecta.