El presente de los vehículos eléctricos

La revista The Economist acaba de publicar un extenso e interesante artículo sobre los automóviles eléctricos en la hora presente.  En mi resumen a continuación espero haber captado el mensaje de dicha publicación.

A pesar de los elevados precios del petróleo, los autos eléctricos todavía no se están vendiendo bien, porque los propietarios se toman entre siete y diez años para compensar el mayor precio de ellos con los supuestos menores costos de la energía eléctrica.  Pocos propietarios usan sus vehículos más de seis años en los países ricos.

El problema del sobreprecio de los carros eléctricos proviene del elevado costo de su batería de iones de litio, la cual,  para un vehículo capaz de recorrer unos 110 kilómetros por cada recarga,   adiciona US$14.000 sobre uno de gasolina, por cuenta de la batería solamente.  Un automóvil que promedie unos 60 kilómetros recorridos por galón de gasolina cuesta en los países ricos unos US$17.000, en tanto que uno eléctrico equivalente se remonta hasta los US$39.000.

Los vehículos eléctricos no emiten por el mofle dióxido de carbono, ni óxidos de nitrógeno, azufre y mercurio con los cuales polucionan el aire.  Pero generar la energía que los recarga por las noches, la cual proviene hoy, por lo general, de termoeléctricas movidas por carbón o por petróleo, proyecta una sombra sobre la imagen prístina de los movidos por la electricidad.

Una institución llamada Union of Concerned Scientists, UCS, hija del prestigioso MIT,  publicó el pasado 15 de abril un completo documento sobre este tema. Dividieron ellos a los Estados Unidos en 13 regiones caracterizadas por sus fuentes de energía para las recargas, esto es, carbón, gas natural, hidráulica y renovable.

La conclusión del UCS fue contundente: un carro de batería eléctrica recargada con energía generada a partir del carbón produce tantos gases de invernadero como un vehículo convencional que recorre en promedio 45 kilómetros por galón de gasolina. Si la energía fuera generada a partir del gas natural, equivaldrían sus emisiones a uno de 90 kpg. Y si proveyera el sol la energía, equivaldría a un auto capaz de recorrer 750 kpg. La hidroelectricidad de Colombia competirá con ventaja en este escenario.

El nuevo estándar de emisión para 2016 en los Estados Unidos figura en 50 kpg. El artículo citado reconoce que en 2012 tan sólo figuran nueve marcas en el club de los automóviles eléctricos que recorren más de 60 kpg. Incluyen en ellas carros de las marcas Ford, Nissan, Chevrolet,  Toyota y Volkswagen.
Conclusiones. A la revista aludida le resulta complejo comprender cómo, a pesar de la abundancia del gas natural, siguen en numerosos lugares pensando en utilizar la energía generada con carbón por las noches para las recargas.

Para ella, los vehículos eléctricos no serán los salvadores del ambiente como consideran muchos en la actualidad, mientras no resulte ser casi tan barato poseerlos como los tradicionales de gasolina.  Añado esto, empero, China con sus 18 millones de carros demandados por año exige hoy vehículos eléctricos para no depender del petróleo. A China la siguen los Estados Unidos con sus 16 millones de unidades por año. La demanda se impondrá, sin lugar a dudas.