El progreso trae cambios y retos

La economía parece seguir un torpe camino de recuperación pese a los desbalances por los errores en Grecia, España e Italia. Esa torpeza la sienten los desempleados en todo el mundo.

Parece que fue ayer que estábamos reconociendo, en estas mismas líneas, la grandeza y el ingenio de personas que como Steve Jobs y el propio Bill Gates, cambiaron la manera de trabajar, pero llegó la hora de pensar en la otra cara de la moneda: quien se ingenia algo para mantener el empleo.

Internet y los computadores han sacado de combate a millones de trabajadores. Cada día se necesitarán menos secretarias, mensajeros y cajeros de bancos o bibliotecarios quienes han sido desplazados por las máquinas.

Las oficinas de correo del mundo enfrentan el reto de transformarse para adaptarse a la terrible verdad de que ya no llegan tantas cartas, aunque sigan enviando flores, computadoras o paquetes comprados en internet.

Los cajeros de bancos ya no sonríen, pero tampoco se enfrentan a los clientes. Ahora estas máquinas reciben dinero, cheques, pagan servicios públicos y hasta permiten giros a la familia. Otro puesto que se acaba.

La pregunta es ¿cómo hacemos para recuperar y mantener puestos de trabajo? Que vienen en picada, en su mayoría, porque ya no son necesarios, aunque las familias necesitan obtener ingresos.

En Colombia, por fortuna, al Dane parece que ahora alguien le cree que el desempleo bajó en marzo pasado a 10,4%, frente a 10,9% en marzo de 2011. Pero en Europa vimos que los trabajadores la están viendo negra para enfrentar la doble crisis de desempleo y desfase financiero en las otrora grandes economías.

La Organización Internacional del Trabajo, OIT, reveló en vísperas del Día Internacional del Trabajo, que pese a que las compañías se valorizan en sus mercados, el empleo en Estados Unidos y la Unión Europea, UE, sigue con malas señales.

En el estudio "World of Work  2012" la OIT destacó que sólo en Estados Unidos son más de 1,5 millones de personas más cada año buscando empleo que se suman al déficit de 4 millones de puestos que se registra desde 2008, cuando estalló la crisis financiera global.

En Europa, la OIT asegura que son más de 42 millones de trabajadores los que apenas consiguen puestos para laborar a medio tiempo. La cifra es más dramática en Grecia y España donde la ocupación parcial pasa del 50%.

La OIT confirmó que las empresas mejoraron su rentabilidad con la reducción de costos en la planta de personal. Incluso para los gobiernos los computadores son aliados baratos y eficientes para reducir la nómina.

Eso explicaría también que con la economía colombiana con crecimiento superior al 5% el recaudo tributario reportó ingresos adicionales de $16,8 billones en el 2011. Eficiencia que puede atribuirse al uso de los sistemas.

La OIT dijo además que el mercado laboral se encuentra más saludable en América Latina y señaló a Colombia, Uruguay y Chile como los únicos con incrementos de empleos en más del 3% durante la crisis; en Europa es menos grave la desocupación laboral en Luxemburgo, Turquía, Malta y Ucrania.

Los cálculos reportan unos 196 millones de desempleados en el mundo en 2011, que aumentarían a 202 millones este 2012, a una tasa del 6,1%. Con el progreso de la tecnología se requiere mantener el ingreso de las familias paralelamente con una sana economía de productividad. ¿El caso es quien se responsabiliza, el gobierno o el sector privado?