Empresas de papel e inversión colombiana

En reciente artículo de "The Economist" en el cual se refiere a las "Compañías que forman compañías en un mundo de sombras y una industria floreciente", la publicación se refiere a que existen países en los cuales crear empresa es más fácil que crear personas.
Dan el ejemplo de Estados Unidos, país donde surgen cerca de 2 millones de empresas al año, o Inglaterra donde son 300.000, de las cuales 250.000 se formalizan en lugares por fuera de su territorio.
 

Es interesante mirar el caso de lugares como las "Islas Vírgenes Británicas" donde se crearon 59.000 nuevas firmas en 2010 y actualmente hay 457.000 compañías activas, y como afirma la columna, hay 16 empresas por cada uno de sus 28.000 habitantes. Un gran emprendimiento empresarial en las Islas Vírgenes, sin duda.
Pero, tal como lo afirma la columna, la mayoría de estas son empresas de papel que no tienen la obligación de mostrar su contabilidad. Esto hace posible que se mantenga en un misterio quienes son los dueños, el origen de los recursos, quienes las controlan y sobre todo, como operan.
 

Aunque en algunos casos estas empresas son creadas por motivos "loables", en otros casos se utilizan para lavado de dinero, evasión de impuestos, evitar sanciones económicas de algún tipo e inclusive para terrorismo, y habría que añadir para blanquear dinero de corrupción.
Muchas de las empresas están ubicadas en pequeñas islas y en países considerados como paraísos fiscales como son: Islas Vírgenes Británicas, Islas Caimán, Bermudas, Bahamas e inclusive Uruguay y Panamá.
 

Por otro lado, analizando la inversión directa de Colombia en los últimos años en ultramar, curiosamente coincide con algunos de estos sitios considerados como paraísos fiscales. ¿Será casualidad?
Según datos del Banco de la República, la inversión de Colombia en Bermudas en 2009 fue de US$769,1 millones, en 2010 fue de US$2.146,6 millones.
En Islas Caimán en 2009 la inversión fue de US$447,8 millones y en 2011 fue de US$783,2 millones.
En Islas Vírgenes en 2009 fue de US$ 100,9 millones, en 2010 fue de US$1.360,8 millones y en 2011 fue de US$118,2 millones.
Por otro lado, la inversión de Colombia en Panamá en 2009 fue de US$340,3 millones, en 2010 fue de US$414 millones y en el 2011 fue de US$289,9 millones. En 2011 la inversión colombiana en Uruguay fue de US$ 875,5 millones.
 

Son cifras significativas y lugares que ponen a pensar hasta al más crédulo de los analistas.
En la actualidad Colombia tiene muy pocos acuerdos de colaboración efectiva y de intercambio de información para evitar, en otros países, la evasión fiscal y el lavado de dinero. Hay acuerdos con Chile y España y con los países miembros de la CAN, pero más allá de estos acuerdos hay poca información sobre la inversión colombiana en otras latitudes, y menos aun en los territorios considerados como paraísos fiscales.
 

Hay que tener en cuenta que para hacer este tipo de acuerdos multilaterales, el país o los países que negocian deben tener un gran peso político.
Es muy difícil para Colombia lograr acuerdos bilaterales por su poco peso político en el mundo. Organizaciones como la Ocde lo lograron por su gran peso político e influencia en el  orbe.
 

Sin embargo, Colombia debería aprovechar la "Cumbre de las Américas" para comenzar a hablar de estos temas. Es el momento propicio y está todo el combo americano como para tomar decisiones, que al tomarse en conjunto, tendrían mayor peso político y jurídico.
 

Sin duda sería beneficioso para muchos países y, especialmente para Colombia,  tener una información clara de qué es lo que sus ciudadanos invierten en otros territorios, y específicamente en cuáles. Ya que se está hablando en Colombia de crear una reforma tributaria, sería bueno introducir estos temas en el futuro "Estatuto Tributario".