Entramos en zona de peligro

Un coctel explosivo de eventos y situaciones en Europa nos esta llevando a una zona de turbulencia muy peligrosa.

El coctel explosivo
Grecia dice que no quiere salirse del euro. Pero, por otro lado votan apoyando a los que amenazan salirse de la zona o no pagar si le cortan el crédito. No se ponen de acuerdo y de nuevo van a elecciones. Grecia debe US$510 mil millones a inversionistas privados y entidades públicas como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo, según la información recopilada por Bloomberg.

Otro ingrediente explosivo: España. La economía en recesión, menos demanda de préstamos y sube la cantidad de préstamos con problemas. La prima de riesgo española ronda la zona de máximos históricos, la bolsa se hunde a sus mínimos desde 2003, los mercados están completamente cerrados a la financiación de la banca, que acude en masa a pedir dinero prestado al banco central europeo.

La tensión es tal que el segundo banco de España y uno de los más grande de Europa, el Bbva, dice que la tensión financiera esta a los niveles de cuando se cayó Lehman Brothers en el 2008. Otro ingrediente explosivo: Italia. Con una economía en recesión, pobre demanda por préstamos y creciente numero de préstamos en problemas. Moody`s  le bajó la calificación a 26 bancos italianos reflejando la debilidad de la banca.

¿La chispa potencial?
¿Qué puede hacer que detone este peligroso coctel?
Un colapso de la banca griega. Más incertidumbre política, más incertidumbre financiera. La crisis económica griega, donde muchos están desesperados, fricciones políticas donde el radicalismo está ganando terreno, amenazando con salirse y no pagar, está generando ansiedad. Ya hay signos preocupantes. Desde hace meses los griegos retiran altas sumas de sus cuentas en efectivo o las transfieren a entidades en el extranjero ante el temor al colapso de los bancos o a una pérdida de valor en el caso de que Grecia vuelva al drama. El Banco Central Europeo tomó la decisión de detener las operaciones de política monetaria con algunos bancos griegos debido a que estas entidades no han sido recapitalizadas exitosamente. 

Un retiro masivo de dinero depositado en bancos italianos y españoles saldría buscando depositarlos en bancos alemanes, creando un vacío tal que pudiera llevar al colapso de bancos españoles e italianos. Ya vimos las primeras señales con Bankia. La compra de bonos alemanes y depósitos en bancos alemanes aumenta. Algunos argumentan que el euro no ha perdido más valor frente al dólar porque el dinero esta yendo a Alemania.

¿Tres soluciones?
En una situación como esta, donde existe un coctel tan explosivo y una chispa de corrida bancaria, hay tres posibles soluciones para hacer que circule el dinero y crédito: el gobierno gasta más, los bancos prestan más o el banco central inunda la economía con dinero barato.

¿Los gobiernos gasten más? Pero, si los gobiernos griego, italiano y español están tan gordos con tanta deuda que están una estricta dieta de austeridad, si es que quieren seguir gozando de la compra de bonos por parte de los inversionistas. Quién único puede gastar es Alemania y hasta ahora no quiere hacerlo ni respaldando un eurobono. 

¿Qué los bancos presten? ¿Con la presión de los reguladores de mejorar sus cuentas y con recesión dónde mas personas y compañías tienen problemas para pagar? Al contrario, lo que están haciendo los bancos es estacionando el dinero en la banca central europea. La única solución que quedaría sería el Banco Central Europeo. Pero, aumentaría la dependencia del BCE para inyectar dinero y comprar bonos de gobierno y banca, lo que crearía otro problema: subida en el costo de financiamiento e inflación. Señores pasajeros, por favor pónganse los cinturones porque estamos entrando en una zona de turbulencia peligrosa.