Es mucha la filigrana de las cumbres

La búsqueda de perspectivas comunes está entre los objetivos de las cumbres presidenciales. Mientras Colombia trabaja a toda marcha en la VI Cumbre de las Américas, en Asia acaba de concluir la reunión de los Brics: Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica con algunas cifras para analizar.
 
Los Brics, 'Club de nuevos ricos' compuesto por países en vía de desarrollo 'o pobres', como fueron denominados hasta hace poco, son ahora voces cantantes, decisivas para la solución de la crisis financiera global que tiene de cabeza a ricos y poderosos.
 
En 2010, Analdex, gremio de los exportadores colombianos, destacó la importancia de este grupo de países al galardonar un trabajo de investigación periodística (con el título 'A maletiar por el mundo') sobre un nuevo destino para la producción nacional.

Hoy los Brics siguen ganando terreno en la economía mundial. Los gobernantes jugaron con cartas definidas. Saben bien el peso específico de China que poco a poco se orienta a ser la segunda economía del mundo, por encima de poderoso europeos como Alemania y amenazando incluso la supremacía económica de Estados Unidos, que por la crisis vienen de capa caída.

Los Brics se ganaron su denominación cuando Goldman Sachs los presentó en esta centuria ante los analistas como economías emergentes interesantes con un potencial de compradores del 40% de la población mundial.

Actualmente el Fondo Monetario Internacional, FMI, calcula que a 2014 representarán el 61% del crecimiento del planeta. Entre 2003 y 2010 el crecimiento de los países Brics representó cerca del 40% del (Producto Interno Bruto) PIB mundial y a 2010 el comercio total entre dichas naciones se estimó en US$220.000 millones.

Ahora el grupo mira a futuro y debate un ambicioso plan de crear un banco de fomento para la financiación de proyectos de desarrollo con más poder que el FMI o el Banco Mundial porque planea irrigar esos fondos inclusive a empresas privadas.

Al igual que en la Cumbre de las Américas, los Brics también debatieron asuntos de la agenda global relativos a la paz y la seguridad y más lejos aún la reforma de las instituciones multilaterales que definen los criterios sobre préstamos y ayuda financiera a los países en desarrollo, o incluso a los ricos con problemas de plata.

En el encuentro de los gobernantes de china Hu Jintao, la brasileña Dilma Rousseff, el ruso Dimitri Medvedev, el sudafricano Jacob Zuma con el primer ministro indio Manmohan Singh se discutió el reto de erigirse como la primera potencia económica mundial, por encima de Estados Unidos y la Unión Europea, tal como lo plantea el Instituto de Economía Alemana (IDW),

El reto es que puedan seguir creciendo evitando que sus diferencias internas o los problemas de otras economías afecten sus proyecciones. China va bien, Brasil es la economía de mostrar de América Latina y Sudáfrica se ha revelado al mundo como un país que podría salir de la pobreza que ha caracterizado al llamado 'Continente negro'.

Ahora sigue el turno para que Colombia saque provecho y logre los compromisos de sus visitantes en la Cumbre de la Américas. Esperemos que haber salvado el lío de la presencia de Fidel y Chávez despeje el camino para que Barack Obama salga con algo en Cartagena.