¿Estamos listos para lo que va a pasar en Venezuela?

Ya en el fin de semana pasado se comenzó a ver lo complicado que va a ser el proceso electoral venezolano. Mientras Chávez informaba que el tumor que le extirparon era maligno, una marcha de Capriles es atacada. Esto nos deja una pregunta muy grande, ¿estamos preparados para lo que viene en Venezuela?

Sin lugar a dudas este proceso electoral será muy complicado y con serios problemas que representan la ruptura social en ese país, pero los escenarios no son alentadores. El candidato presidente con cáncer y sin un mensaje claro de quien será su vicepresidente, causando desde ya una clara ruptura en sus filas políticas, y un Capriles que crece lentamente y que si gana desembocará la ira del partido socialista y de una gran masa de personas. Situaciones que por donde se les mire tienen tinte de ser un conflicto social en cualquier escenario.

Esto evidentemente nos va a impactar a nosotros y no podemos caer en la trampa de ser parte del proceso. Muchos pedirán que colombianos tomen posición el proceso, bajo la potencial premisa de ser más cercanos a Capriles que a Chávez por los acontecimientos de los últimos años; más es evidente que este proceso electoral va a salir mal, porque si gana el presidente la oposición culpara de fraude y si gana la oposición, el partido socialista puede o no reconocer el triunfo; en ambos casos la tensión social será muy alta y esto puede desencadenar en serios problemas de violencia y en la entrada de una gobierno fuertemente autoritario sin el apoyo de la mayoría de la población.

Esto nos tiene que poner a pensar que este año electoral va a tener a Colombia como parte de la agenda política y que esto puede tener consecuencias económicas claras, que pueden ir desde el no pago de deudas hasta un nuevo cierre de fronteras, y nos tenemos que preparar para esto, no solo siendo cautos en los negocios con el vecino país sino evitando hacer declaraciones o tomando posiciones inmediatas frente a los hechos, como ya lo hicimos en el pasado.

Venezuela esta a punto de una revolución social violenta, como consecuencia del choque de dos fragmentos de población creados por la transición hacia el socialismo del siglo XXI y la fractura del mismo gobierno chavista por su enfermedad y el rol de las fuerzas militares y los cubanos en el proceso.

Este conflicto puede ser desde una guerra civil hasta la entrada de un dictador sin precedentes, porque simplemente el actual gobierno no va a ceder el poder fácilmente y sus electores no querrán perder sus condiciones sociales de subsidio, igualmente el otro bloque hará todo lo que este a su alcance para lograr el poder y demostrar que fue vencedor en el proceso.

Toda la comunidad internacional está expectante de lo que aquí pase y de cómo se den los hechos, porque estaríamos presenciando el fin de un socialismo democrático con fuertes flujos subsidiarios de petróleo, bien a una nueva democracia plural o a un régimen autoritario.

En cualquier caso viene un régimen de transición fuerte y con serias complicaciones donde como país debemos comprender que seremos unos de los más golpeados, bien sea por el comercio, las deudas, las declaraciones extremas de patriotismo y señalamientos bélicos contra nosotros, o bien porque se espera que salgamos a defender la carta de la democracia; más como se ven las cosas, es mucho mejor buscar una posición neutral bajo la premisa de ser actores activos del proceso por condiciones históricas.

Preparémonos para un conflicto donde seremos parte activa sin hacer nada, y por eso debemos no hacer nada para tener un menor impacto; si tomamos posición saldremos mal librados.

Camilo  Herrera Mora
Analista